Una comitiva de familiares viajó al archipiélago para recorrer las sepulturas de los combatientes cuyas identidades fueron confirmadas por el Equipo Argentino de Antropología forense. “El Estado cerró una demanda de los familiares de los héroes de Malvinas”, sostuvo el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

Fue un viaje de tan solo unas horas, pero resultó conmovedor. Unos 250 familiares de 90 soldados caídos en la guerra de Malvinas viajaron a las islas para visitar las tumbas de sus seres queridos, luego de haber sido identificados, tras un minucioso trabajo forense, 35 años después del conflicto bélico.

Foto: Sec de DDHH

Junto con el grupo de familiares, viajaron a las Islas Malvinas la titular de la Comisión de Familiares de caídos, María Fernando Araujo; el militar inglés Geoffrey Cardoso -quien en 1982 diseñó el cementerio y enterró a los soldados argentinos-, el ex combatiente Julio Aro -uno de los impulsores de la iniciativa de identificación de los cuerpos- y el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj.

Tras la ceremonia en las islas, Dalal Massad, mamá de Marcelo Daniel Massad, un soldado argentino que murió en la batalla de Monte Longdon, pudo poner en palabras su sentir: “Ahora sé dónde está. El corazón me latía a mil, me voy con la satisfacción de haber conversado con él. Fue un encuentro lleno de amor y paz”.

En el cementerio de Darwin, padres, madres, hijos, hermanos y sobrinos, pudieron ver por primera vez las sepulturas de sus seres queridos con sus nombres inscriptos sobre granito y que reemplazaron las que tenían la leyenda “Soldado argentino solo conocido por Dios”.

Geoffrey Cardozo, el oficial inglés que tuvo a su cargo el entierro de los soldados argentinos, también se mostró emocionado: “Ahora mis chicos descansan en paz. Ya no son huérfanos, ahora están en sus hogares, que son los corazones de sus padres y hermanos”.

Cardozo fue el hombre que construyó el Cementerio de Darwin, donde fueron inhumados los restos de 246 soldados argentinos en 1982. La dedicación y respeto con los que el militar inglés llevó adelante esta responsabilidad posibilitó, 35 años después, avanzar junto a la Cruz Roja Internacional y el Reino Unido en el Programa Humanitario de identificación de los héroes. Por esa labor, la Secretaría lo homenajeó especialmente en un acto realizado la semana pasada.

Cerrar una demanda histórica

Foto: Sec de DDHH
Claudio Avruj

“Desde el Estado damos hoy un paso gigantesco porque venimos a cerrar una deuda con los familiares de los héroes de Malvinas. Siento mucha emoción, al fin en este cementerio afloró y celebramos la vida”, sostuvo el secretario Avruj al finalizar la ceremonia.

“Fueron muchos años de reclamo de los familiares esperando una respuesta: 36 años de ausencia del Estado, de las fuerzas y de las instituciones” y de una “sordera del Estado en entender el dolor que iba escalando en cada una de las familias”. Avruj se refirió en esos términos en una conferencia de prensa que ofreció en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, tras regresar del archipiélago junto a casi 250 familiares que participaron de la ceremonia de colocación de las placas identificatorias a 90 soldados.

El secretario de Derechos Humanos Señaló que los esfuerzos del Gobierno por seguir avanzando en la identificación marca “la buena práctica” de “una política de Estado” que “comenzó durante el gobierno anterior en la obtención de muestras”. “Ni bien asumimos, nos faltaban muestras de muchos familiares para continuar esta tarea”, explicó.

Foto: Sec de DDHH
Cementerio Darwin

Gracias a ese trabajo conjunto entre los gobiernos de Argentina y el Reino Unido, el Comité Internacional de la Cruz Roja y el Equipo Argentino de Antropología Forense, pudo exhumar las tumbas no identificadas y, luego de comparar muestras de ADN aportadas por 107 familias, se logró identificar un total de 90 cuerpos de los 121 que permanecían sin identificación desde 1982. En el cementerio de Darwin existen 246 tumbas de soldados argentinos.