La CIDH recorrió el Casino de Oficiales de la ExESMA. El ministro de Justicia y Derechos Humanos aseguró a la comitiva que existe “el compromiso del Gobierno argentino de que no se va a retroceder” en la reconstrucción de la memoria.

Una comitiva de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dependiente de la Organización de Estados Americanos (OEA), recorrió el predio del Museo Sitio de Memoria ExESMA, junto a funcionarios nacionales.

El Secretario Ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, sostuvo que para ese organismo “visitar la ESMA, este edificio, es también un alimento, para continuar con el trabajo de construir un sentido latinoamericano por una justicia internacional que condene los crímenes de lesa humanidad y reafirme su imprescriptibilidad”.

Y agregó: “El sentido histórico de esta visita en 2017 tiene mucho que ver con la comprensión de la importancia de la memoria para el proceso civilizatorio. La idea de que es siempre necesario tener un compromiso fuerte con las denuncias, ser vocero de las víctimas, saber de las más graves violaciones a los derechos humanos, es la base ética de nuestras sociedades”.

Los anfitriones de la recorrida fueron los ex funcionarios de esa misma Comisión, Santiago Cantón, actual Secretario de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires y Jorge Taiana, actual Vicepresidente del Parlasur. Por la CIDH, participaron los y las comisionadas Francisco José Eguiguren Praeli, Margarette May Macaulay, Esmeralda Arosemena de Troitiño, José de Jesús Orozco Henríquez y Luis Ernesto Vargas Silva, junto a otros miembros como Abrão, la secretaria Ejecutiva Adjunta, Elizabeth Abi-Mershed, y el Relator para la Libertad de Expresión, Edison Lanza.

A 38 años de aquella histórica visita al edificio del Casino de Oficiales de la ESMA denunciado en el exterior como centro clandestino de detención, tortura y exterminio por familiares de detenidos-desaparecidos, organizaciones de derechos humanos y sobrevivientes, los integrantes de la Comisión fueron recibidos y guiados por la directora del Museo, Alejandra Naftal, y acompañados por Clara Weistein de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y su marido Marcos Weistein; Horacio Verbitsky, presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS); Daniel Tarnopolsky, de la Asociación Buena Memoria; Valeria Barbuto, del CELS; Leonardo Fossati, nieto restituido por las Abuelas de Plaza de Mayo; Amy Rice, de H.I.J.O.S, Carlos Muñoz y Ricardo Camuñas, sobrevivientes de la ESMA.

Por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se hizo presente el ministro Germán Garavano. Y por la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación acompañaron el secretario Claudio Avruj; Leonardo Suchet, Jefe de Gabinete de Asesores; Brian Shapira, Subsecretario de Protección de Derechos Humanos y Ciro de Martini, abogado del Programa Memoria, Verdad y Justicia.

Durante la recorrida, en el hall central “Demoler para ocultar”, el sobreviviente Carlos Muñoz pudo contar que él estaba detenido-desaparecido en este lugar en 1979 y que fue trasladado a la isla El Silencio, mientras en el edificio del Casino se hacían modificaciones edilicias para deslegitimar las denuncias. “Es un orgullo para mí estar aquí, que era un sitio espantoso donde desaparecieron 5 mil compañeros y hoy es un Sitio de Memoria, un lugar de Memoria, Verdad y Justicia”.

En relación a esa visita del 79, Cantón recordó en la Sala Contexto Histórico, luego de la proyección que da comienzo a la puesta museográfica, que en ese año “era imposible para la Comisión no actuar porque las carpetas estaban llenas de denuncias sobre casos argentinos”. Y leyó una de esas cartas que encontró entre los archivos cuando fue Secretario de la Comisión: “Después de haber golpeado 20 mil puertas para saber algo, recurro a Usted con las pocas fuerzas que me quedan, referente a mi hijo. Es terrible, como un desgarro, como una herida que sangra por más de dos años (…) Si usted tiene familia y los ama podrá comprender, en parte, mi dolor”.

“Esta visita hoy es una prueba de la firme voluntad de la sociedad argentina por la Memoria, la Verdad y la Justicia, como se ha demostrado hace unos días, y que esa voluntad cruza los más diversos sectores sociales, políticos y culturales”, expresó Taiana, quien además, sobre el final, explicó el significado de los cuadros bajados que se muestran en la proyección final con información sobre los juicios y las condenas.

En la Pieza de las Embarazadas, Leonardo Fossati pudo mostrar a los y las comisionadas todos los casos de niños y niñas nacidos dentro de la ESMA y expresar que en los paneles de la muestra tienen el logo de Abuelas de Plaza de Mayo aquellos que pudieron ser restituidos.

“Cuando a mí me toco hablar, hice una referencia a cuántos intentos ha habido por dar vuelta la página y sepultar este tema en el pasado, y por qué han fracasado siempre, porque la sociedad argentina mantiene viva la memoria, y el reclamo, y por eso mi referencia a los funcionarios: no lo intenten porque lo vamos a impedir”, contó Horacio Verbistsky finalizada la recorrida en el Salón Dorado.

“Tienen el compromiso del gobierno argentino de que no se va a retroceder”, sostuvo el ministro Garavano. Por su parte, Avruj señaló que se trata de una “visita histórica entendiendo lo que fue el espíritu de la visita de 1979 y entendiendo que este Sitio, que fue utilizado por los genocidas para la muerte, hoy es un símbolo de la libertad, una enseñanza muy fuerte para la democracia”.

“Es importantísima la Visita de la Comisión. Si no estaban tan enterados a través de diarios, que estén con nosotros y que estén acá es distinto totalmente. Y que esté una Madre y que nos vean es distinto que te lo cuenten. Acá hay una madre y un padre. No es una alegría, pero está bien que vean y que cuenten”, pidió antes Clara Weinstein, dialogando sin saberlo con las palabras de cierre del presidente de la Comisión, Francisco José Eguiguren Praeli: “Sabemos lo que aquí paso. Pero no es lo mismo caminarlo, verlo”. “Tener este espacio es un valor no solo para Argentina, es un valor de la Humanidad”, completó la Comisionada Esmeralda Arosemena de Troitiño.

Para cerrar el recorrido, Naftal recalcó: “Cada uno de ustedes se convierte hoy en un nuevo testigo de lo que aquí sucedió”.