Presupuesto propio para Plan Nacional contra Violencia de género

El jueves pasado se publicó en el Boletín Oficial de la Nación una decisión administrativa que modificó el presupuesto de este año y reasignó diferentes partidas para distintas áreas del gobierno nacional.

Entre las reasignaciones efectuadas mediante la decisión administrativa 149/2017 se incluyó al Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

A través de las redes sociales la titular de Consejo Nacional de Mujeres, Fabiana Tuñez, se mostró contenta con la decisión y sostuvo que “el Presidente de la Nación Mauricio Macri lo anunció, hoy el Boletín Oficial de la República Argentina lo confirma: por primera vez Argentina cuenta con un Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres con presupuesto propio”.

“Este Plan viene a saldar una deuda que el Poder Ejecutivo tenía con la sociedad desde la sanción de la ley 26.485, y pone de manifiesto que la erradicación de la violencia de género es Política de Estado”, agregó la funcionaria y concluyó: “En Argentina, nos unimos para hacer realidad el derecho de todas las mujeres a vivir una vida libre de violencia. #NiUnaMenos”.

El Plan Nacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres cuenta con dos ejes de actuación orientados a la prevención y atención integral de las mujeres en situación de violencia de género.

Presentado el año pasado, en el plan se tienen en cuenta tres ejes transversales que apuntan a la formación en perspectiva de género en todos los niveles, un fuerte trabajo de articulación y coordinación institucional y un permanente monitoreo y evaluación de las políticas públicas.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se sumó a esa batería de políticas mediante la aplicación de una herramienta tecnológica con experiencia probada en Estados Unidos, España, Chile, Colombia y Uruguay: Las pulseras (o brazaletes) electrónicos geo-referenciados.

Se trata de dispositivos electrónicos duales que garantizan el cumplimiento de las medidas cautelares que la Justicia interpone ante una amenaza contra una víctima de violencia de género.