Una denuncia a la línea 145 ayudó a poner fin a una red de trata

Fuente: libro "Retratadas", editado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Una red de trata de personas que esclavizaba mujeres extranjeras en Ezeiza fue desbaratada luego de que una de las propias víctimas lo denunciara a la línea ministerial.

Una denuncia realizada a la línea de asistencia a víctimas de la trata de personas 145 permitió apresar a dos personas que tenía esclavizadas a, al menos, seis mujeres bolivianas, con fines de explotación laboral.

Una madre y su hija fueron apresadas y acusadas de montar una red de trata en una casa de la localidad de Ezeiza, cabecera del municipio homónimo, luego de que un juez federal investigara la denuncia y dispusiera un allanamiento en febrero último.

En febrero de 2014, una mujer boliviana logró escapar de una casa donde era obligada a cocinar, lavar y cortar el pasto, de dónde sólo podía salir para vender mercadería en una feria local. La mujer había sido traída desde Bolivia por una señora que le habría prometido excelentes condiciones laborales.

Una vez en Buenos Aires, le quitaron su documento y la encerraron en la vivienda. Las explotadoras tenían puestos de venta de muñecos, lonas, remeras y calzado en la feria miércoles y domingos, adonde obligaban a la mujer a vender por ella.

En febrero de 2014, una pareja alojó a la víctima y la ayudó a realizar la denuncia al 145.

Tras una extensa investigación, el Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional N°1 de Lomas de Zamora, a cargo de Alberto Santa Marina, allanó con apoyo de la división Trata de Personas de la Policía Federal Argentina la vivienda y logró rescatar a otras seis bolivianas que estaban reducidas a las mismas condiciones.