Una cultura ancestral de resolución de conflictos

El sistema de justicia milenario mapuche Nor Feleal, que propicia reparaciones y no castigos, es aplicado en Neuquén y permite a los fiscales provinciales desistir de impulsar acciones penales.

En septiembre del año pasado ocurrió el robo de un buey en un paraje cercano a San Martín de los Andes, Neuquén, en la comunidad mapuche Curruhuinca. El animal fue faenado y vendido. El hombre a quien le robaron encontró los restos del animal en las inmediaciones del mirador Arrayán.

Al día siguiente advirtió que un hombre y dos mujeres, también miembros de Curruhuinca, vendían la carne y decían contar con autorización para hacerlo. Presentó una denuncia en la fiscalía de San Martín de los Andes, pero el conflicto lo resolvió la propia comunidad ¿Cómo?

En Neuquén existe la “Declaración de Pulmarí” que establece el reconocimiento de la Justicia Indígena en el territorio provincial.  Así pues, los conflictos en las comunidades mapuches que incluyan casos penales menores, estos se pueden resolver a partir de costumbres ancestrales.

La declaración reconoce  “la identidad cultural de los pueblos indígenas neuquinos en la forma de resolver sus conflictos, dentro del marco de los derechos humanos y del ordenamiento jurídico vigente” y así la denuncia no ingresa al sistema penal judicial. Por ello intervienen las autoridades de la comunidad mapuche para que el conflicto sea resuelto dentro del ámbito comunitario y según las costumbres ancestrales.

Otro ejemplo sucedió en la comunidad Linares de Junín de los Andes, donde hubo otro conflicto que arrancó con el robo de tres chivos. Uno de los miembros de la comunidad se apoderó de los animales. El lonko (líder), resolvió imponerle la sanción de dar tres chivas y dos ovejas. Guardaba proporción. Lo aplicó el lonko y labró el acta que fue puesta en conocimiento del fiscal que no instó la acción.

La declaración de Pulmarí

La declaración se firmó en agosto de 2014 en Aluminé y fue suscripta por el Ministerio Publico Fiscal de la provincia, el directorio de la Corporación Interestadual Pulmarí (CIP, un espacio de 113 mil hectáreas cogestionado entre provincia y Nación, con participación indígena) y el Consejo Zonal Pewence (comunidades mapuches).

La declaración incluye por ejemplo los delitos de robo, hurtos, amenazas o lesiones leves. Aunque los hechos deben ocurrir entre integrantes de la comunidad y en el territorio de la misma.

En marzo de este año el fiscal general de la provincia, José Gerez, entregó en la Legislatura provincial un proyecto para instaurar juicios populares en los casos criminales y donde se prevé también otras reformas al Código Procesal Penal, vinculadas a la realización de los juicios directos y la incorporación de la “Declaración de Pulmarí”.