Tres años de juicio por jurados: “Una experiencia altamente positiva”

juicio por jurado

Lo señaló el vicepresidente de la Asociación Argentina de Juicios por Jurados, Andrés Harfuch. El 70% de los más de 220 juicios que se hicieron hasta el momento terminaron en condena.

La implementación del juicio por jurados en el Poder Judicial cumplió tres años en el territorio bonaerense. Desde 2015, en los procesos judiciales para delitos graves con penas  superiores a 15 años de prisión, está establecido el juicio por jurados. Actualmente este sistema se implementa en tres provincias: Buenos Aires, en Neuquén y Córdoba.

El vicepresidente de la Asociación Argentina de Juicios por Jurados (AAJJ) y defensor general del Departamento Judicial de San Martín, Andrés Harfuch, sostuvo que “el resultado de la experiencia es altamente positivo” y que “significa revisar prácticas como litigar con expedientes escritos, ello porque ahora es todo oral”.

En la provincia de Buenos Aires el juicio por jurado se establece para delitos graves con penas  superiores a 15 años de prisión. La integración del jurado es realizada por sorteo en base al padrón electoral bonaerense.

“Es una pequeña gran revolución porque ahora el centro del juicio es la prueba”, dice Harfuch y agrega que “la relación del Poder Judicial con los ciudadanos se va construyendo y los ciudadanos se van gratificados, ven que trabajan”.

En la provincia de Buenos Aires se han realizado unos 220 juicios en estos tres años. De acuerdo a los datos de la AAJJ, el 69% de los juicios terminó en condena y el 31% restante en absolución. Hay un incremento sostenido de la cantidad de juicios: “Este año vamos a terminar en casi 250, lo cual es muchísimo”, reveló el defensor.

“Estas cifras muestran que el jurado de Buenos Aires se está comportando casi como un jurado de los Estados Unidos, ya que el índice entre condenas y absoluciones es muy parecido al de varios estados de ese país”, explicó Harfuch.

Otros países quieren copiar el modelo

“Los jurados están tomando las decisiones que hay que tomar en cada caso”, dice Harfuch. “Los ciudadanos han demostrado estar a la altura”, agregó. Y destacó que el notorio buen funcionamiento del juicio por jurados permitió una “gran influencia” en países vecinos que “están viniendo a ver juicios a la Argentina”, dice sobre el interés de países como Uruguay, Chile y Paraguay.

Chile, por ejemplo, tiene uno de los sistemas de justicia más sofisticados de la región en términos de oralidad, publicidad y transparencia, pero aún resta la participación de los ciudadanos en los debates. Y en Uruguay, en tanto, en diciembre entró en vigencia el sistema acusatorio y en breve se espera que empiece la discusión sobre la implementación de los jurados populares.

A esto se suma que varias provincias ya se encuentran intentando implementar este tipo de juicios, con distintos grados de avance. La ley ya está aprobada en Río Negro y Chaco, pero aún no se implementa, y se espera que este año se sancione en Entre Ríos, Santa Fe, Chubut y San Juan.