Micaela Bacher, coordinadora de TOM Buenos Aires

“Lo fundamental es entender la necesidad del otro”

TOM es una organización sin fines de lucro que desembarcó este año en Argentina. Su meta es ayudar a personas con dificultades motrices para encontrar soluciones prácticas que mejoren su vida cotidiana.

Ponerse en el lugar del otro, construir junto a él y ayudarlo para tener una mejor día a día, son algunos de los preceptos que rigen en TOM. La organización sin fines de lucro, que comenzó en Israel hace tres años, llegó con el mismo impulso que empezó ahí y con el que ya se extendió a otras ciudades: poner a disposición de las personas que tengan discapacidades motoras herramientas que hagan mejor su vida cotidiana.

“Encontrar una solución en el día a día, hacérselos más fácil. ése es el objetivo de fondo”, explica Micaela Bacher, coordinadora de TOM Buenos Aires.

TOM son las siglas de Tikkun Olam Makers, la TOMfilosofía hebrea que busca corregir el mundo para las próximas generaciones. Por eso la idea de poner a disposición diferentes soluciones para quienes tienen dificultades motrices. La forma de hacerlo es poniendo en contacto a los conocedores de la necesidades (need knowers) que pueden ser las personas que tienen la dificultad motriz, o sus padres, tutores, cuidadores, etc., con los miembros de los equipos interdisciplinarios (makers) que se arman para encontrar respuestas a sus necesidades.

“El proyecto dura casi tres meses. Los dos primeros se arma en conjunto el prototipo que después, en tres días de evento, el  Make-a-Thon, se arma”, detalla Bacher. “La gente se lleva su prototipo armado”, explica y agrega que lo interesante es también que esos prototipos son de “código abierto, se suben a la base internacional de TOM y se adaptan”.

Los Make-a-Thon se realizan uno por año en cada ciudad. El de Buenos Aires será en septiembre y hay posibilidades de que se repita en otras ciudades argentinas como Bahía Blanca y Rosario, que ya se mostraron interesadas en hacerlo, mientras que Tel Aviv, San Pablo, San Francisco y Washington, son  algunos de los puntos mundiales en los que ya se hizo en 2016. “Es un desafío muy divertido, que realmente vale la pena cuando se ven los resultados”, detalla Bacher.

TOM (3)Siete candidatos a una vida mejor

En el Make-a-Thon que se hará a nivel local participarán siete personas, que ya comenzaron con sus reuniones semanales en las que intercambian ideas, con los miembros del equipo que trabajará con ellos. Entre los seleccionados para tener una solución en su día a día hay una nena de cuatro años con una dificultad en el tronco superior, que le impide movilizarse correctamente y para quien los andadores disponibles son demasiados pesados. El desafío es encontrar una alternativa liviana que le permita moverse con facilidad. Otro de los casos es el de una persona con una severa disminución visual que necesita alguna opción, como quizá podría ser una aplicación, que lo ayude a cruzar mejor la calle.

Nada de todo lo que se hace tiene un costo para las personas seleccionadas. Lo fundamental  está en “el proceso de entender bien la necesidad del otro” y en el “el compromiso de participar todo el tiempo. Los dos meses previos y los tres días de trabajo”, afirma Bacher. Muchos de los casos se acercaron a través de las redes sociales y otros también por Olimpíadas Especiales y la organización Power Chair Futbol.

La primera edición se realizará en Digitial House, y TOM (1)quienes quieran pueden ir a ver cómo se trabaja y a apoyar el esfuerzo compartido. El desafío de ayudar a alguien y extenderlo a otros ya está en marcha. “Lo más importante es el enfoque en la persona que estamos ayudando, transmitir que queremos ayudar”, agrega Bacher.