Jueza cordobesa aplicó la primera tobillera georeferenciada

La Justicia cordobesa implementó por primera vez el uso de la tobillera electrónica en el caso de un hombre denunciado por agredir a su ex pareja.

La jueza Laila Córdoba, quien tiene competencia en causas de Violencia Familiar y de Género, decidió imponer como medida cautelar el uso del brazalete electrónico, disposición que marcó el inicio oficial del uso de ese dispositivo en casos de violencia de género en territorio cordobés.

De esta manera, la denunciante también contará con un aparato receptor para que ella y la policía sean inmediatamente alertadas de la cercanía del agresor, en caso de incumplimineto de la medida de restricción

La disposición judicial del uso de las tobillera de vigilancia electrónica se da en el marco de un programa de prueba de implementación de ese mecanismo de control, celebrado entre el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y cinco provincias, a las que se suman las que ya lo llevan adelante: Jujuy, San Juan, Misiones y Mendoza. Este tipo de dispositivos georeferenciados se utilizan para monitorear a quienes cumplen prisión domiciliaria.

Para esta resolución, la jueza tomó en consideración la orden de restricción y el botón antipánico dictados previamente. Pero frente a una nueva denuncia de la víctima, la magistrada dispuso el uso de la tobillera durante un plazo de 90 días, que podría extenderse.

Las tobilleras electrónicas, a las que se denomina dispositivos duales, consisten en una pulsera rastreadora que usa la denunciante y que puede también operar como botón antipánico, mientras que el agresor porta el aparato en un tobillo y lleva otro rastreador.

Estos tres elementos tienen conexión con una central de monitoreo que se encuentra bajo la vigilancia de un controlador policial que, al activarse el mecanismo, debe poner en marcha un operativo que prevenga o reprima la potencial agresión.

La activación de la alarma es automática, y también lo es el aviso que emite a la central policial. El rastreador de la denunciante advierte que el agresor se encuentra cerca (el rango del campo de exclusión es variable y estipulado por el juez de cada causa). De manera que, si se detecta una proximidad inferior a los 1500 metros entre denunciante y denunciado, el dispositivo dual emitirá una alerta. Asimismo, dicho mecanismo de advertencia se activa cuando el denunciado se quita o rompe la tobillera, o se aleja de su aparato rastreador.

El plan piloto

El dispositivo fue presentado en septiembre del año pasado en un encuentro del que participaron el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano y su par cordobés, Luis Angulo, junto al gobernador Juan Schiaretti. En esa ocasión, se entregaron 30 dispositivos duales a la provincia

El protocolo de implementación del programa fue autorizado por el Tribunal Superior de Justicia cordobés en diciembre de 2016. El máximo órgano de justicia provincial especifica que, al tratarse de una experiencia piloto, los dispositivos duales serán entregados tras la decisión de un juez con competencia en Violencia Familiar y de Género.

El magistrado designado tendrá que mensurar los indicadores de gravedad especificados en el anexo del formulario de denuncia, las constancias de la causa y el informe de riesgo elaborado por los peritos técnicos del Poder Judicial.

dispositivos Electrónicos