Un impulso para emprendedores: las sociedades simplificadas

Esta nueva herramienta permite crear sociedades en menos de 24 horas, a través de la web y con un solo socio. Desde el Ejecutivo buscan fomentar este tipo de iniciativas para favorecer el clima de negocios.

Uno de los objetivos planteados al inicio de la gestión de Mauricio Macri, en diciembre de 2015, fue generar condiciones para que los emprendedores puedan llevar a cabo sus iniciativas con menores trabas burocráticas. Los ministerios afines a sectores productivos tomaron medidas en este sentido, y llegó el turno del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

A instancias de la Inspección General de Justicia (IGJ, organismo dependiente de la cartera de Justicia) y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), se realizaron algunos cambios para facilitar la creación de sociedades, dando lugar a las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS).

Este nuevo tipo societario puede crearse en 24 horas, a través de un trámite vía web y con un solo miembro (es decir, una sociedad unipersonal).

Al mismo tiempo, todos los libros obligatorios (como el de registro de acciones o actas en general) serán digitales, de modo que también será más sencillo llevar a cabo estas tareas administrativas.

Replicar la idea en otros distritos

Esta nueva reglamentación de la IGJ se da en el marco de la Ley 27.349, aprobada a fines de marzo de este año. Esta normativa, como su nombre lo indica, también busca estimular la creación de este y otros tipos de sociedades, a través de exenciones impositivas, otorgamiento de préstamos y facilidades para recibir inversiones, de modo que se impulse la actividad económica y la creación de empleo.

La legislación, en su artículo 21, también “invita a las provincias y a la ciudad de Buenos Aires a adherir a la exención de todos los tributos aplicables en sus jurisdicciones en iguales términos a los establecidos en el párrafo anterior”.

Al mismo tiempo, en el anexo de la reglamentación elaborada por la IGJ se establece que las SAS pueden aplicar para las más diversas actividades “dentro o fuera del país”: exportación, importación, producción o fabricación en materia agropecuaria, pesquera, avícola, en el desarrollo de tecnologías, en el plano cultural; en fin, en un amplio espectro de posibilidades.

Otros trámites simples

Las SAS comenzarán a aplicarse a partir del 1 de septiembre, pero el Poder Ejecutivo ya había tomado algunas medidas para fomentar la creación de sociedades: fue el caso de la simplificación de los trámites para el registro de Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL). Esta forma societaria es una de las más comunes, y se ve en, por ejemplo, pequeñas y medianas empresas.

La medida se implementó a partir de mediados de julio pasado, y en apenas unas semanas los pedidos para registrar nuevas SRL aumentaron casi el 50%, según señalaron algunos medios periodísticos. El trámite para estos casos también se había reducido a 24 horas.