Primeros seis meses del sistema acusatorio en Santiago del Estero

La Justicia santiagueña comenzó a aplicar esta metodología que implica un nuevo paradigma a nivel judicial ya que, entre muchas otras cosas, prevé que sean los fiscales quienes investiguen los delitos y no los jueces.

El sistema acusatorio está cada vez más difundido en nuestro país. Con diferentes niveles de éxito, casi no hay discusión entre abogados, funcionarios judiciales, magistrados y otros integrantes del mundo del Derecho en la necesidad de avanzar hacia su plena implementación. En la provincia de Santiago del Estero hace seis meses que rige en todo el territorio y se registraron numerosos avances, pero, ¿de qué se trata todo esto?

Además de darle mayor espacio a la víctima de un delito, este sistema le da facultades a los fiscales para que lleven adelante la investigación, en lugar de usar el sistema tradicional (conocido como inquisitivo); en éste, el juez es el encargado de llevar adelante la tarea investigativa, teniendo, al mismo tiempo, la posibilidad de disponer medidas que faciliten el proceso pero, al mismo tiempo, poniendo en juego la parcialidad.

Pero, de vuelta, son varios los beneficios que se registraron en algunos lugares en los que fue implementada esta –aún- novedosa herramienta. Por ejemplo, la velocidad para resolver los casos que se presentan ante la Justicia Penal.

En el caso de Santiago del Estero, las cifras brindadas por el Poder Judicial local señalaron que, en promedio, se celebraron 25 audiencias por día; se concretaron más de 1.000 solicitadas por la fiscalía (quienes acusan), la defensa (quienes defienden al acusado) o el querellante particular (la víctima que acciona por el delito en su contra).

La mayoría de estas audiencias fue por excarcelaciones, eximiciones de prisión, juicios abreviados (procesos más cortos debido al acuerdo de las partes sobre lo sucedido) y de suspensión a prueba (otro tipo de procesos en los que se suspende el juicio pero se establece una medida de cumplimiento obligatorio para el acusado).

En el caso particular de la provincia, se creó, para el fin de agilizar el proceso, la Oficina de Gestión de Audiencias, un órgano que funciona desde su entrada fines del año pasado. Desde allí se organiza la agenda de los Jueces de Control, que son los operadores de este sistema acusatorio.

Pero, como otro gran aporte de este sistema, se destaca el trabajo que se llevó a cabo durante la feria judicial de verano, una época en la que la Justicia deja de funcionar y sólo quedan de guardia algunos juzgados que toman casos que, por alguna particularidad, son urgentes. En enero, cuando rige esta feria, se llevaron a cabo alrededor de 200 audiencias de este tipo.

Este sistema, además de funcionar rápidamente gracias al sistema de audiencias, también busca generar más transparencia, ya que las audiencias son orales y públicas.