Sistema acusatorio: Argentina y México intercambiaron experiencias

Los dos países avanzaron en el intercambio de experiencias para implementar este modelo, que plantea un nuevo paradigma de investigación. Uno de los puntos de coincidencia es que el sistema mejora los plazos del proceso penal.

A mediados de 2015 se sancionó una ley que reformaba íntegramente al Código Procesal Penal, que es el cuerpo normativo que dispone los pasos a seguir en un proceso de ese fuero. Si bien desde entonces se ha discutido mucho en torno a su implementación (de hecho hay un proyecto para llevar a cabo más reformas), hay un punto sobre el que hay acuerdo: el avance hacia un sistema acusatorio.

Este sistema implica un cambio en el que se utilizó tradicionalmente en la Argentina, que es conocido como sistema inquisitorio: en el primer caso, la investigación de un delito la lleva un fiscal; en el segundo, la investigación la lleva el mismo juez que toma decisiones con respecto a la investigación.

Para evitar parcialidades y otros tipos de problemas que se pueden presentar, si el titular de un juzgado investiga y decide sobre el proceso, existe un alto grado de acuerdo en la aplicación del sistema acusatorio.

Si bien la Justicia nacional y las de las provincias están avanzando gradualmente, todavía hay muchas cuestiones sobre su aplicación que están en discusión y para las cuales el intercambio de información es una herramienta importante. Por eso el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, a instancias de la Subsecretaría de Política Criminal, firmó un convenio de colaboración entre Argentina y México.

acusatorio2
García Bordón, junto al delegado de la Procuraduría mexicana

Las reformas que faltan

El convenio, que tiene etapas de aplicación, ya va por la cuarta desde que se llegó al acuerdo y esto motivó un encuentro en el país norteamericano, a donde asistió Ariel García Bordón, que es el coordinador de la Unidad de Asistencia a la Reforma Procesal Penal. Allí participó de las jornadas en las que, además, se discutió acerca de la protección de las personas que participan en un proceso penal.

La sede de este encuentro fue la Delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), en la ciudad de México. En el intercambio se concluyó, entre  otras cosas, que la implementación del sistema acusatorio mejora notablemente los plazos en el proceso penal; es decir, hace que los tiempos se reduzcan y, finalmente, los fallos de los jueces tarden menos.

En Argentina, la discusión por la implementación de este sistema va acompañada de las reformas al Código Procesal Penal: desde el Ejecutivo buscan que exista mayor resguardo de las víctimas de delitos y, al mismo tiempo, que cobren un rol más importante en el desarrollo del proceso.

Mientras la discusión avanza, los países latinoamericanos intercambian experiencias para tratar de unificar criterios a la hora de perseguir delitos.