Sigue en marcha la encuesta nacional sobre siniestros viales

Hasta finales de 2016 relevarán datos para hacer un diagnóstico real de situación. Características de los hechos, hábitos de los conductores y hasta una evaluación de los organismos públicos y privados intervinientes forman parte de la consulta.

Una encuesta telefónica para determinar los aspectos principales contenidos en los siniestros viales ocurridos durante los últimos cinco años y poder hacer un diagnóstico sobre la situación real en la materia, puso en marcha a mediados de septiembre la Dirección Nacional de Política Criminal en materia de Justicia y Legislación Penal.

La recolección de los datos la efectúa personal especializado entre personas mayores de 15 años, y continuará hasta finales de 2016.

El relevamiento del organismo dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, tiene por objeto completar un diagnóstico real sobre esta problemática en la Argentina, indagando sobre las características de los hechos y sus consecuencias, los hábitos de los conductores, acompañantes y peatones; y la percepción del riesgo de siniestros.

A pesar de que Cruce peatonaljunto con Marruecos e Israel ingresó en mayo de 2015 al Foro Internacional de Transporte (ITF), que depende de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); Argentina ocupa el primer lugar en el ranking de muertes por accidentes en las rutas dentro del grupo de 32 países relevados por esa organización.

La encuesta

El estudiose propone entre otros aspectos reconocer características previas a los hechos, tales como las relativas al consumo de bebidas alcohólicas o sustancias psicoactivas, la cantidad de horas de manejo y el tiempo de descanso, el uso de objetos distractores (celulares, auriculares, etc.) o de medidas de seguridad como cinturón y luces encendidas.

Cruce peatonalTambién se busca recabar información acerca de las características de los hechos. En este punto se consulta acerca del tipo de siniestro (choque, vuelco, caída, explosión, hundimiento), cantidad de personas que participaron del accidente, lugar y hora en donde ocurrió, tipo y estado general de la vía, estado del tiempo, velocidad a la que se conducía y prioridad de pase, entre otros aspectos.

Entre los datos que la investigación se propone recolectar se cuentan asimismo los concernientes a las consecuencias arrojadas por los siniestros, como por ejemplo la cantidad de heridos y personas fallecidas si las hubo, daños y perjuicios a la salud física (heridas leves, graves, discapacidades) y las derivaciones psicológicas y económicas provocadas en los involucrados.

Un capítulo novedoso en materia de estudio sobre siniestralidad vial que incorpora la iniciativa, lo constituye la consulta sobre la evaluación de los organismos públicos y privados que hayan participado en los hechos. Así, se integran a la estadística las acciones de la policía, los organismos de salud, las fiscalías, compañías de seguros y aseguradoras de riesgo del trabajo (ART).

La encuesta pone además el foco en los Tránsitocomportamientos habituales de los conductores. En ese orden, explora en torno a la frecuencia que registra el uso del cinturón de seguridad y el casco, en el caso de los motociclistas; el empleo de las luces bajas,  los espejos retrovisores, las luces de giro y los elementos obligatorios dentro del vehículo, según sea automóvil, bicicleta o motocicleta.

El planteo del estudio involucra también los hábitos más frecuentes de los peatones, y por ello explora  la frecuencia de cruce por la correspondiente senda peatonal, el respeto por las señales de tránsito y el uso de teléfonos celulares o auriculares en el momento del cruce.

Finalmente, el relevamiento aborda la percepción del riesgo de siniestralidad vial en la propia zona de residencia habitual del encuestado, a quien se lo consulta en torno a la prudencia al cruzar, el respeto por los límites de velocidad y las normas de tránsito en general. Tránsito