Se cumple este sábado el séptimo aniversario de la sanción de la ley 26.618. Desde entonces, más de quince mil parejas del mismo sexo se casaron en todo el país. Cómo se gestó y qué cambió con la norma.

Siete años atrás, el 15 de julio de 2010, se sancionaba la Ley de Matrimonio Igualitario. Seis días después era promulgada por el Ejecutivo. La ley 26.618 constituyó un hito político y social, ya que la Argentina se transformaba así en el primer país latinoamericano en sancionar una norma de ese tipo.

Recibió en el Congreso 33 votos a favor y 27 en contra, luego de una sesión histórica del Senado, que incluyó una vigilia de miles de personas en la Plaza de los Dos Congresos. Este hecho constituyó un hito político y social, el resultado de una lucha de más de treinta años del movimiento LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales e intersexuales).

La nueva normativa reemplazaba la fórmula “hombre y mujer” por “contrayentes”. Ese pequeño cambio generó un impacto tal que obligó a repensar todas las instituciones del derecho de familia en el ordenamiento jurídico argentino.

En definitiva, la ley reconocía la necesidad y la obligación del Estado de garantizar por medio de una herramienta legal el pleno ejercicio de los derechos de todas las personas, independientemente de su identidad sexual.

Los últimos datos consignan que más de 15 mil parejas de personas del mismo sexo se casaron en todo el país desde la promulgación de la ley, según estimaciones de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA). Sólo en los registros porteños hubo, entre 2010 y 2016, 3181 casamientos igualitarios (2118 entre varones y 1063 entre mujeres), de acuerdo a los datos de la Dirección General de Estadística y Censos. En el mismo período, en la provincia de Buenos Aires se casaron 3.750 parejas.

El matrimonio igualitario, por otro lado, abrió la puerta a otras leyes de ampliación de derechos. Por ejemplo, la Ley de Identidad de Género, de 2012. Permite a mujeres y hombres trans el cambio de documento con la identidad autopercibida, además de obligar al Estado y al sector privado a garantizar la atención integral de la salud de este colectivo. En mayo se cumplieron cinco años de la sanción: en ese tiempo, más de cinco mil personas cambiaron su DNI.

Antecedentes: la unión civil

La unión civil se había aprobado en la ciudad de Buenos Aires a fines de 2002. Establecía: “Para el ejercicio de los derechos, obligaciones y beneficios que emanan de toda la normativa dictada por la ciudad, los integrantes de la unión civil tendrán un tratamiento similar al de los cónyuges”. Aunque sólo regía para la Capital Federal, sus efectos sociales, culturales y políticos fueron muy importantes. Luego se aprobaron leyes parecidas en la provincia de Río Negro, y en las ciudades cordobesas de Villa Carlos Paz y Río Cuarto.

Minorias_02En todo el país, más de un centenar de amparos llegaron a la Justicia previo a la existencia de la 26.618: fueron nueve los casamientos entre personas del mismo sexo que se celebraron en el territorio nacional por medios de sentencias judiciales (ocho en el fuero contencioso administrativo y tributario porteño y una en el TOC Nº 2 de La Plata, que benefició a la primera pareja de mujeres lesbianas).

“Lo interesante de cada sentencia es que más allá del antecedente jurídico invalorable, la noticia sobre el fallo nos permitía instalar en la sociedad una historia más de vida que visibilizaba las necesidades de nuestra comunidad, nos permitía sensibilizar, derribar prejuicios, mostrar nuestras parejas, nuestras familias, nuestras realidades, nuestras necesidades, como las de cualquier otra familia. Nuestro amor era ‘el mismo amor’ y por eso nuestros derechos debían ser ‘los mismos derechos, con los mismos nombres’”, analizan Flavia Massenzio y María Rachid en el libro La conquista del matrimonio igualitario en la Argentina.

José María Di Bello y Alex Freyre fueron la primera pareja del mismo sexo que se casó en el país y en Latinoamérica. Fue por una medida judicial, en diciembre de 2009, en Ushuaia (la pareja se terminó separando cinco años después). Y Vanelli y Larrese, luego de 34 años de convivencia, se convirtieron en la primera pareja gay en casarse tras la sanción de la ley: lo hicieron el 30 de julio de 2015.

¿Qué pasa en el mundo? Son 25 los países con matrimonio igualitario legal. El primero que lo legalizó fue Holanda, en 2000. Después de Argentina, en Sudamérica le siguieron Brasil, Uruguay y Colombia.

Estados Unidos se sumó en 2015. En Perú y en Chile se presentaron el mes pasado proyectos de ley para autorizar matrimonios entre personas del mismo sexo. La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, dijo: “No puede ser que los prejuicios añejos sean más fuertes que el amor”.