Walter Oscar Montillo, ordenanza de la Corte Suprema

“Esto es lo mío y no lo cambio por nada”

Confiesa 56 años de edad, 43 en el Poder Judicial y 15 custodiando expedientes durante las noches. Sus valores como trabajador son la “responsabilidad” y el “sacrificio”. Es oriundo de Lanús y padre de un futbolista exitoso.

Todos lo conocen por el apellido. Montillo, a secas, lo nombran y sonríe. En 1973 comenzó a escribir su historia en la Justicia. Su padre Oscar se jubiló con 50 años en el Poder Judicial y espera superarlo.

A su hijo Walter le pidió que lo dejara hacer lo que le gusta, cuando le ofreció un retiro soñado. Es que la Ardilla es un jugador de fútbol de renombre y se desempeña en el fútbol chino desde 2014, tras haber surgido de del club Villa Modelo de Avellaneda y jugado en San Lorenzo y Cruzeiro de Brasil. Don Walter le dijo “no” y se quedó con los expedientes que custodia todas las madrugadas.

-¿Él le garantizaba no tener que seguir trabajando y le dijo no?

-Sí, me lo dijo, pero yo le contesté que no puedo. Le dije si quería ayudar a las hermanas que lo haga, pero que yo en la Justicia sigo igual. Que siga haciendo él lo que más le gusta que es jugar al fútbol, y yo también. Y te digo una cosa. Yo ni sé cuánto gana mi hijo y jamás le pregunté.

Patrick Haar
Walter Montillo, trabajador judicial, ordenanza de la Corte Suprema de la Nacion. Palacio de Tribunales, C.A.B.A.
Walter Montillo, trabajador judicial, ordenanza de la Corte Suprema de la Nacion. Palacio de Tribunales, C.A.B.A.

En la mesa de entradas de la Corte, entra a la 1 de la madrugada y haciendo horas extras sale a las 10 de la mañana. Comenzó por hacer la limpieza en las oficinas, fue ascensorista, hizo relevos en la portería y trabajó en la intendencia del edificio, para luego ser el encargado de vigilar y trasladar los expedientes de la mesa de entradas de la planta baja del Palacio del Tribunales a las diferentes dependencias judiciales.

Y lo hace contento y a gusto. “Me encariñé con lo que hago, es una parte de mi vida. Es algo que lo llevo adelante con placer. Soy responsable de mi trabajo porque tengo que poner mucha atención y cuidado. Siento que formo parte del sistema y me enorgullece mi trabajo”.

La tarea nocturna es una carga dura para la mayoría de los ciudadanos que lo hacen a diario pero Walter explicó que ya se acostumbró a vivir así.  “Hace 15 años que trabajo de noche, controlo los expedientes porque es el lugar desde donde entra y sale todo. Mi jefe me dio la confianza y acá estoy. Prefiero entregar los expedientes temprano porque me da más tiempo para estar con mi familia. Me hago el lugar para ayudar a mi hija con mis nietos y poder buscarlos en el colegio”, dijo.

Patrick Haar
Walter Montillo, trabajador judicial, ordenanza de la Corte Suprema de la Nacion. Palacio de Tribunales, C.A.B.A.
Walter Montillo, trabajador judicial, ordenanza de la Corte Suprema de la Nacion. Palacio de Tribunales, C.A.B.A.

Tiene 3 hijos. Sabrina, que es empleada judicial; Walter que es futbolista; y otra hija que está radicada en Mendoza. Junto a su esposa, Marta Noemí, les inculcaron a sus herederos el valor del esfuerzo, la humildad y poder hacer lo que a uno le gusta. El hombre está casado hace 40 años con “una mujer extraordinaria”.

-Cuando se jubile ¿Va a extrañar a Tribunales?

-Mirá, voy a disfrutar de mi familia y de mis afectos. Cuando me jubile voy a haber cumplido con el trabajo tras casi 50 años de laburo. Va a ser raro, seguro. Voy a estar feliz y a extrañar, a la vez.