El Senado aprobó dos medidas para acelerar procesos judiciales

La ley que amplía los delitos menores plausibles de ser tratados en flagrancia fue aprobada, mientras que la llamada Ley del Arrepentido también obtuvo sanción positiva. Sin embargo, retornará a Diputados por los cambios que propusieron los senadores.

Nuevos delitos podrán ser tratados con el criterio de flagrancia cuando el Poder Ejecutivo promulgue el texto de la ley aprobada esta tarde en el Senado de la Nación, que ya contaba con media sanción de Diputados. En concreto, se extenderá la aplicación de juicios abreviados a más casos cuando sean detectados en el momento en que se cometen. La iniciativa obtuvo en el recinto 63 votos afirmativos y 3 negativos.

Los actos tipificados en el Código Penal que quedaron alcanzados son aquellos con penas máximas inferiores a 15 años de prisión, o a 20 en el caso de abuso sexual o robo agravados.

Otra de las claves de esa legislación (que reescribe los artículos 353 bis y ter del Código Penal) es su marcado incentivo a la oralidad de las actuaciones, es decir que acorta los tiempos del tratamiento de estas causas, basado en que no hay una discusión sobre el hecho delictivo en sí.

El Gobierno impulsó esa ampliación a través de su plan de política criminal Justicia2020, surgido del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (que encabeza Germán Garavano), y fue también anunciada y promovida por el Ministerio de Seguridad, Patricia Bullrich.

El Gobierno impulsó esa ampliación a través de su plan de política criminal Justicia2020, surgido del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, que encabeza Germán Garavano

Además, en el recinto de la Cámara alta se trató otro de los proyectos enmarcados en Justicia2020, la llamada Ley del Arrepentido o Colaborador eficaz. La herramienta procesal ya está contemplada en el Código Penal para delitos complejos, como la trata de personas, pero se busca extenderlo para favorecer la investigación de las causas sobre actos de corrupción o tráfico de drogas.

El texto se aprobó en general con 57 votos afirmativos y 4 en contra. Retornará a Diputados dado que los senadores acordaron hacerle algunos aportes. Fundamentalmente, mientras en el texto original se estipulaba que el imputado podía solicitar avenirse a ese beneficio en cualquier momento, en la propuesta de los Senadores ese lapso culmina con la elevación a juicio.

En ese sentido, el espíritu de la norma supone que el acusado acuerde con el fiscal una baja punitiva -que el juez debe homologar, de acuerdo a la eficacia procesal de los datos- sólo en los ilícitos en los que fue partícipe. El arrepentido aporta información autoincriminatoria a cambio de una atenuación de su pena, siempre que ella sirva para perseguir a miembros más altos de la organización.