La Ciudad de Buenos Aires tendrá una señalización lumínica en el piso que indicará cuándo cruzar y cuándo esperar. Lo votó la Legislatura con el objetivo de contribuir a la seguridad vial.

Un proyecto de ley que habilita la instalación de semáforos sobre la senda peatonal y aceras fue aprobado por unanimidad en la Legislatura porteña. Se busca aumentar la atención de los peatones a la hora de cruzar la calle y mermar la cifra de accidentes que los involucran en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Serán luces LED rojas y verdes sincronizadas con los semáforos convencionales que irán empotradas en las veredas, a continuación de la senda peatonal, “en los cruces de mayor circulación de personas y en cercanías de entidades educativas en las calles más transitadas”, reza el proyecto.

De esa manera, las personas que caminan mirando hacia abajo, consultando por ejemplo un dispositivo celular, tendrán una herramienta más de señalización luminosa del tránsito.

Esta ley toma como base, entre otros datos, al último informe del Observatorio Vial Latinoamericano sobre el comportamiento de los peatones en la Capital Federal. Según ese estudio, el año pasado al menos un 16.6 por ciento de las personas cruzan las calles mirando sus celulares en vez de atender al tránsito y a los semáforos.

Los peatones estuvieron involucrados en el 25 por ciento de los siniestros con 109 fallecidos en 2016.

La autoridad de aplicación de la normativa será la Secretaria de Transporte del Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad y se encargará de evaluar las zonas más convenientes para la implementación de la legislación.

La primera prueba

Previo a la reglamentación de esta ley, el Gobierno porteño realizó ya la primera prueba al instalar tiras LED y luces “tortuga” (cuadrados pequeños) en una de las esquinas más peligrosas para cruzar, la Avenida del Libertador y Ramos Mejía en el barrio de Retiro.

Este prototipo será también instalado en Palermo y luego en el resto de las esquinas, de acuerdo al cronograma que diseñe la Secretaría de Transporte.

Una vez que se concluya con la implementación de todos los semáforos, se llevará a cabo un monitoreo de las conductas de los peatones, que estará a cargo del Observatorio de Seguridad Vial.

Desde comienzos del 2017, una propuesta similar se llevó a cabo con éxito en Rosario, Santa Fe y también es muy común en varias de las grandes ciudades europeas.