Se reanudó el juicio por la AMIA con una audiencia sin testigos

Con una audiencia sin testigos, se reanudó el juicio donde se investigan irregularidades cometidas en la causa por el atentado a la AMIA a cargo, en su momento, del ex juez Juan José Galeano, quien se encuentra imputado junto al ex presidente Carlos Menem y el entonces titular de Inteligencia, Hugo Anzorreguy, entre otros. 

Según informó el Tribunal Oral Federal 2, el testigo citado para esta fecha  (un ex espía de la vieja Secretaria de Inteligencia del Estado) pidió posponer su declaración para el próximo jueves 8 de junio. Por esa razón, los jueces llamaron a las partes intervinientes sólo para informar acerca de la resolución de planteos realizados por defensas y querellas semanas atrás.

En primer lugar, según leyó el presidente del Tribunal, Jorge Gorini, autorizaron a las partes a sacar fotocopias de toda la prueba documental, incluida la información de inteligencia, para uso meramente jurídico y con la obligación de no difundirlo. Esto, dijeron los jueces, garantiza el derecho de igualdad y de defensa.
A su vez, para responder al pedido de varios abogados defensores de acceder a documentación desclasificada de la investigación, explicaron que según el decreto 395/2015 al que se le suma el reciente decreto presidencial 299/2017 de desclasificación de archivo secretos, todas las partes pueden acceder y presentar en el juicio aquello que deseen. Esto, dijo Gorini, está establecido en los protocolos de trabajo que sigue el grupo de relevamiento documental GERAD, y, aclaró, “es evidente que el decreto 229/2017 no altera la desclasificación”.
También anunciaron la incorporación a este juicio de la totalidad de la causa principal AMIA y todos sus legajos e incidentes conexos, para que sean tomados como prueba documental.
Por último, los jueces dispusieron la extracción de testimonios para investigar la posible comisión del delito de acción pública, en torno a la publicación, el pasado 3 de mayo en el diario Página 12, de información clasificada vinculada a la causa.
De no incorporarse más testigos, con el testimonio de la próxima semana, concluye la etapa de recepción de declaraciones testimoniales. En este sentido, el juicio por encubrimiento que comenzó en agosto del 2015, llegaría a su etapa final en la cual la fiscalía y los apoderados de las querellas y defensas deberán presentar sus alegatos.
Si bien puede haber modificaciones, se espera una sentencia para mediados de este año.