Un sitio donde compartir las buenas prácticas de gestión

La Suprema Corte bonaerense posee una plataforma para que jueces y funcionarios judicales compartan sus experiencias. El objetivo es “motivar la innovación” y mejorar el servicio que se brinda a la sociedad desde ese poder .

Reducir la burocracia de los trámites, integrar juzgados y otros órganos judiciales a través del intercambio de experiencias de gestión, generar un aprendizaje interno de nuevos métodos de trabajo, más modernos y efectivos, son algunos de los objetivos que proponen los integrantes de la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires (SCBA) a través del Banco de Buenas Prácticas de Gestión Judicial.

Se trata de una plataforma que aúna experiencias y permite compartir aciertos y errores, de modo que todos los integrantes de ese Poder puedan recogerlos para mejorar la implementación de Justicia.

En los lineamientos de la iniciativa, los jueces del máximo tribunal bonaerense denominan Buena Práctica a la “experiencia de aplicación de métodos de mejora de la gestión, en procura de mayor eficiencia de las tareas, disminución de pasos innecesarios y aprovechamiento de recursos”.

No se trata, simplemente, de anotar sugerencias o pensamientos sobre ideas que podrían mejorar la administración del Poder Judicial. Aseguran los magistrados, debe ser información “posible de objetivar”, es decir, que pueda ser útil en un plano general y no de forma específica, y debe estar estudiada o “medida” durante dos años, para que su evolución sea comprobable.

También existen las “iniciativas de mejora”. Se trata, ahora sí, de ideas basadas en experiencias que no requieren una medición de dos años. Pero su efectividad también debe ser comprobada: tienen que estar implementada y haber producido algún resultado.

Los criterios de selección de las prácticas son la relevancia, en orden a la importancia del problema solucionado, los resultados alcanzados a raíz de la medida, su sustentabilidad -o “viabilidad organizativa”-, replicabilidad -potencial de aplicación a otras instituciones-, innovación -creación de formas de trabajo novedosas-, y satisfacción del destinatario -cumplimiento de las expectativas de justicia-.

Como referencia para llevar a cabo este programa se tomaron proyectos nacionales e internacionales análogos. De hecho, la mayoría de las referencias de términos, como los utilizados en los criterios de selección, surgen de organismos como el Sistema Regional de Información sobre Buenas Practicas de Gestión Pública en América Latina y El Caribe (SIPAL) o el Grupo de Trabajo sobre la Dirección de la Cooperación para el Desarrollo (OCDE).

El motor de búsqueda del banco de Buenas Prácticas
El motor de búsqueda del banco de Buenas Prácticas

El Banco se puede consultar públicamente (ver al pie de esta nota). El usuario puede acceder, a través de un motor de búsqueda, a aportes categorizados por fuero (Civil y Comercial, Penal, Contencioso Administrativo, etcétera), área temática (gestión de procesos de trabajo, atención al público y participación, entre otros) y/o nivel.

Los aportes realizados comenzaron en 2012 a modo de prueba piloto. El Banco llevó a cabo una convocatoria para que jueces y funcionarios acerquen las últimas experiencias y, de esta forma, seguir acumulando experiencias que se puedan traducir en políticas de gestión.