Es el próximo miércoles 19, en recuerdo al levantamiento del gueto de Varsovia, ocurrido en 1943. Ese suceso quedó instalado en la memoria colectiva como una de las formas de resistencia contra la opresión y la intolerancia.

Desde el año 2000 la Argentina conmemora el 19 de abril como el Día de la Convivencia en la Diversidad Cultural. Se recuerda el levantamiento del ghetto de Varsovia, ocurrido en 1943, en homenaje a las víctimas del Holocausto. Este acontecimiento se convirtió en un ícono en la memoria colectiva.

La fecha fue elegida porque el 19 de abril de 1943 se inició el levantamiento del gueto de Varsovia: durante un mes un millar de judíos enfrentó al ejército nazi, desafiando toda lógica y probabilidades de éxito. El 20 era el cumpleaños de Hitler, y los alemanes querían presentarle como “regalo de cumpleaños” el exterminio del más grande de los guetos. El levantamiento fue la primera rebelión civil urbana a gran escala, y generó rebeliones no judías similares en Europa. Con el tiempo se transformó en un símbolo de heroísmo.

El proyecto de ley que creó el Día de la Convivencia en la Diversidad Cultural remarca que este acontecimiento “quedó instalado en la memoria colectiva como una de las formas de resistencia contra la opresión, la intolerancia y la defensa de la dignidad humana y un símbolo de la libertad”. Las causas del levantamiento del gueto de Varsovia significan “mantener viva la memoria de los horrores que puedan generar la intolerancia y el racismo”.

El día está incorporado a las currículas de muchas escuelas de todo el país. La fecha busca reafirmar valores de la vida democrática: preservar la memoria del pasado, promover la tolerancia y el respeto por el otro y desterrar la discriminación, la xenofobia y el racismo.

El Museo del Holocausto

En la ciudad de Buenos Aires es posible aprender más sobre el levantamiento del gueto de Varsovia en el Museo del Holocausto, ubicado en Montevideo 919. El lugar “integra la visión histórica de la Shoá durante la Segunda Guerra Mundial y sus repercusiones en la Argentina, a fin de transmitir los valores de memoria y recuerdo”, señalan las autoridades. Expone numerosos objetos que dan cuenta del horror y ofrece cursos, visitas guiadas y actividades educativas para concientizar acerca de lo que fue el Holocausto y de la importancia de luchar contra el antisemitismo y la discriminación en todas sus formas.

En el museo es posible ver, por ejemplo, 54 retratos de sobrevivientes del Holocausto. Las imágenes, acompañadas de una síntesis biográfica y un fragmento del relato de su experiencia, “se exhiben con el objetivo de continuar brindando testimonio sobre el horror, la persecución y el exterminio de millones de judíos entre 1933 y 1945”, señala el museo.

museoshoa2

En otro sector del museo está la muestra fotográfica “Un día en el gueto de Varsovia”. Incluye algunas de las 129 fotografías que Heinz Jöst, un soldado alemán, tomó en el gueto. Jöst mantuvo en secreto las imágenes hasta que, en los 80, se las entregó a la revista “Stern”. Poco después falleció. Desde 1987 integran la exposición permanente en Yad Vashem y, desde 1999, la del Museo del Holocausto porteño.

“Una historia, seis millones de historias” recorre diversos momentos antes, durante y después de la Shoá.  Entre otros objetos, se exponen piezas religiosas encontradas luego de la llamada Noche de los Cristales Rotos, en 1938, insignias obligatorias usadas no sólo por judíos, y una de las tres muñecas que se encuentran en todo el mundo realizada como laborterapia.

El museo se puede visitar de lunes a jueves de 9 a 19, los viernes de 9 a 17  y los domingos de 14 a 18.30. Está cerrado durante los feriados nacionales y los de la comunidad judía (ahora, por ejemplo, que se celebra el Pesaj y la Semana Santa). La entrada es arancelada. Se puede consultar en  info@museodelholocausto.org.ar o al teléfono 4811-3588. El valor de la entrada incluye la audioguía para recorrer el museo de forma autónoma.