Ingreso de público y tribuna popular en la Legislatura porteña

Se aprobó en la ciudad de Buenos Aires permitir el ingreso del público  a las sesiones legislativas.

Por mayoría, los legisladores porteños sancionaron una nueva ley que permite el funcionamiento de una tribuna popular en el recinto. La iniciativa fue propuesta por Francisco Quintana, jefe del bloque Pro, y aprobada por 31 votos positivos.

Específicamente, la ley modifica una serie de artículos del reglamento interno de la Legislatura de la Ciudad con el fin de garantizar un derecho que aún no estaba en vigencia.

Se trata de la posibilidad que ahora tendrán los vecinos y organizaciones de la sociedad civil, personas físicas y jurídicas,  de presenciar las sesiones especiales y exponer sobre temas específicos. Se admitirá una sola persona por representación y la cantidad de visitantes que ingresen estará limitada por la capacidad del palco, ubicado en el entrepiso.

El único requisito para participar de este acto democrático es registrarse previo al inicio de la sesión en la secretaría parlamentaria y respetar el límite de quince minutos, en caso de que el ciudadano quiera expresar sus ideas frente a los legisladores y el público.

La utilización de la tribuna popular, en realidad, está establecida en los artículos 76 y 77 del reglamento interno de la Legislatura, que hasta ahora no se cumplían. Así, los legisladores se vieron obligados a tratar el proyecto a partir de un fallo que los obligó a habilitar esta herramienta democrática, dispuesto por el juez Francisco Ferrer, del Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad 23. En la misma sentencia, se disponen penas económicas a la Legislatura, que ya empezaron a regir por no cumplir con lo ordenado.

Según declaró Natalia Persini, presidente de la Junta de Interpretación y Reglamento, la propuesta es que “la tribuna popular se haga efectiva cuando llamemos a sesiones especiales, las cuales son convocadas por la mayor parte de los miembros de esta Casa, para que –justamente- los reclamos de los vecinos sean atendidos por la mayor parte de los diputados”.

Por otro lado, el legislador por el Partido Socialista, Roy Cortina, explicó que hace veinte años que se discute el tema y que ahora se logró coordinar el reglamento interno con la Constitución de la Ciudad. Además, afirmó que el objetivo principal de la tribuna popular es “darle la posibilidad de tomar la palabra a la ciudadanía para introducir temas específicos en una sesión ordinaria que no han sido contemplados en el plan de labor”.

Las modificaciones al reglamento recibieron también algunas críticas de legisladores opositores, quienes indicaron que la medida cumple con la justicia pero resulta inaplicable en la práctica.