Santa Fe y Santiago del Estero llevan oralidad a lo Civil y Comercial

Es el paradigma que impulsa el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos. Los poderes judiciales son capacitados para facilitar la extensión de esa práctica, que acelera los procesos de los expedientes.

Ya son varios los poderes judiciales provinciales que probaron con éxito el uso de esta metodología que acorta los procesos pero que, además, pone a los jueces cara a cara con las personas, y, también, reduce el uso y la importancia del papel. Santiago del Estero y Santa Fe son dos de las provincias que comenzaron a tomar medidas para avanzar en este sentido.

Con las experiencias de Buenos Aires, San Luis, Formosa, Mendoza y Chaco, el uso de la oralidad se extiende a cada vez más provincias. Esta metodología, que busca mejorar el acceso a la Justicia pero, al mismo tiempo, reducir los tiempos de los procesos, ya dio resultados en los lugares en los que fue puesta en funcionamiento.

En el marco de un acuerdo entre la Justicia y los ejecutivos provincial y nacional, en Santa Fe -que ya tiene experiencia en el uso de oralidad en materia penal- se avanzará en el uso de este procedimiento en el fuero Civil y Comercial.

Por su parte, en Santiago del Estero, empezaron formaciones en materia de procesos civiles que apuntan en este sentido, en el marco de las reformas que se llevaran y se están llevando a cabo en los códigos procesales del fuero Civil.

Primera vez frente a un juez

En Santa Fe, en orden a avanzar en la discusión para implementar este nuevo paradigma en la forma de resolver un proceso, hubo una reunión con magistrados y funcionarios judiciales bonaerenses, quienes contaron la experiencia de la provincia. La Justicia bonaerense, en poco más de un año del uso de este sistema en el fuero Civil y Comercial, donde el 99 por ciento de los usuarios aseguró haber recibido tratos “muy buenos” y “buenos” de parte de los jueces.

Como parte de esta metodología -que busca “acercar” la Justicia a los ciudadanos-, los magistrados se encuentran cara a cara con las partes, para explicar los alcances de la causa, las posibles consecuencias y otros elementos que forman parte del proceso. Así, muchas personas estuvieron con un juez por primera vez en su vida, a pesar de que sus causas acumularon años de trámite.

En este sentido, el subsecretario de Asuntos Penales santafesino, Lisandro Martínez Gorostiaga, afirmó en el encuentro con los magistrados bonaerenses que “esta transformación que queremos llevar adelante apunta a reducir los plazos totales del proceso” en los fueros Civil y Comercial.

“Esto se realizará controlando la duración del período de prueba, redefiniendo el papel del juez, simplificando las estructuras y los actos procesales, y mejorando la calidad de la prueba”, Con lo que el Ejecutivo provincial busca fomentar el “acceso a la Justicia y la desjudicialización de asuntos que no lo requieran”.

El funcionario añadió: “Luego, con una diferencia que varía entre los 60 y los 120 días, se realiza la audiencia de vista de causa, que también presenciamos en esta visita, en la que el juez toma un rol participativo y dispone la grabación de audio e imagen de su desarrollo para receptar en forma unificada los medios de prueba aptos para ser sujetos a dicho procedimiento, previamente consensuado entre las partes en la audiencia preliminar”.

En la misma dirección

En Santiago del Estero, la formación en materia de oralidad comenzó con los talleres que está brindado el Poder Judicial en este sentido. Uno de los expositores fue Gustavo Calvinho, integrante de la comisión de reforma del Código Procesal Civil y Comercial, impulsada por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

En esta ocasión, Calvinho destacó que “en los próximos dos o tres años habrá modificaciones en el proceso Civil, por lo que es importante adelantar las herramientas de capacitación para estar preparados frente a los inminentes cambios”, y agregó que las provincias se mueven “en esta dirección que incluye indefectiblemente la oralidad civil”.