Santa Fe, cada vez más cerca de implementar juicios por jurado

A principio de mes, el gobernador Miguel Lifschitz presentó en la Cámara de Diputados de la Legislatura un proyecto de ley que contempla la realización de procesos judiciales con un grupo de ciudadanos como jurado.

Se trata de un modelo clásico de juicios por jurado en materia penal, que será obligatorio para juzgar aquellos delitos con penas a prisión perpetua, homicidios y lesiones con armas de fuego, ataques a la integridad sexual, y estrago doloso y culposo.

De esta manera se está velando, según la fundamentación, por “la incuestionable garantía del acusado a ser juzgado por sus pares, el derecho de la víctima y de la sociedad a que el juicio sea decidido mediante la participación de sus conciudadanos y la facultad del Poder Judicial para que el Pueblo participe en la administración de justicia”.

Para un correcto funcionamiento, los integrantes del jurado que serán doce, deberán deliberar hasta llegar a un acuerdo unánime. Excepcionalmente, de no llegar a una postura común tras un largo tiempo, se permitirán sentencias con mayoría de diez votos o, de lo contrario y tras tres rondas de votación, se terminará por absolver al enjuiciado.

Los ciudadanos que integrarán los jurados serán seleccionados a través de un sorteo del padrón electoral y no podrán negarse a participar, al ser una carga pública. Dicho procedimiento se llevará a cabo el día anterior al comienzo del juicio de modo que ningún participante llegue a recibir presiones de algún tipo. El proyecto contempla mantener la paridad de género a la hora de elegir a los miembros.

La normativa también incorpora nuevas reglas éticas sobre el comportamiento de los abogados frente al jurado y la presentación de evidencia.

Esta modalidad, entonces, no delega al cien por ciento la decisión de un juicio en un sólo juez sino que, dice el proyecto de ley, ”Brinda a los ciudadanos la máxima garantía de desconcentración del poder punitivo, evitando así que la decisión quede en manos de un sólo sujeto, tal cual hoy sucede con los jueces profesionales”.

En este sentido, las funciones del juez técnico serán las de dirigir la audiencia, permitir la producción, control, admisibilidad y pertinencia de la prueba, efectuar la audiencia de selección de los jurados y darles instrucciones. Además, es el encargado de imponer la pena o medida de seguridad.

Según advirtieron desde la gobernación de Santa Fe, esta herramienta se comenzaría a aplicar a partir del año próximo y de forma progresiva cuando el Poder Ejecutivo considere que están dadas las condiciones.