Horacio Rosatti, juez de la Corte Suprema

“Fayt respaldó con los hechos lo que dijo con las palabras”

En diálogo con Voces por la Justicia, el ministro del máximo Tribunal de Justicia se refirió al legado del exjuez Carlos Fayt, quien falleció a los 98 años, y destacó su “compromiso con la libertad de expresión”.

Luego de exponer en el Congreso Internacional de Abogacía Pública, el magistrado aceptó un aparte para referirse a la desaparición física de la figura del decano de la Corte que ahora él integra.

-¿Cómo lo recuerda?

-Fundamentalmente como un hombre bueno, justo y decente, que dejó un legado muy importante que es su obra, además de su ejemplo. El respaldo con los hechos de lo que él decía con las palabras es una marca muy importante para la sociedad. Era un hombre grande con lo cual lo asumí como algo que podía llegar en cualquier momento.

-¿Qué trato personal tuvo con él?

-La experiencia que tengo con él es mucha. Tuve bastante vinculación, fue mi profesor de Derecho Político y de Derecho Público. Su obra influyó en varias generaciones de juristas argentinos. Lo visité muchas veces. En Santa Fe había un grupo de jóvenes abogados que lo seguía y donó parte de su biblioteca personal al Colegio de Abogados de la ciudad.

-¿Qué rescata de su legado?

-Sobre todo la defensa que hacía de la libertad de expresión y la necesidad de que los nuevos medios de información no vulneraran la intimidad de las personas. Así como su postura sobre la globalización jurídica en el sentido de que no incidiera en nuestros principios de estatidad como ocurre en otros ámbitos de las escalas nacionales. Además, cuando cambió de criterio, lo cual es muy lícito en la función judicial, lo ha sabido explicar muy bien.

-¿Qué frase suya lo marcó?

-Él dijo: “Las opiniones son libres pero los hechos son sagrados”. Es decir, hay que basarse siempre en los hechos para juzgar, más allá de las ponderaciones, de los prejuicios y de las subjetividades que cada uno pueda tener. Justamente, en el ejercicio de la abogacía, siempre hay que regirse por los hechos porque sino se hacen las cosas mal. Uno termina violentando el principio de legalidad y el de la división de funciones que es tan caro a nuestro sistema democrático.

Rol de Justicia

En el marco del Congreso Internacional de Abogacía Pública, organizado por la Procuración Del Tesoro de la Nación, Rosatti expuso su visión sobre el rol de la Justicia como “uno de los pilares del sistema democrático”. Luego de acompañar el minuto de silencio en memoria del fallecido juez supremo, comparó el rol de los magistrados con Charles de Montesquieu (NdR: pensador francés quien enunciaba que el “el juez es la boca de la ley”). El abogado santafesino dijo que tiene un accionar “ventrílocuo que habla y cierra la boca mecánicamente para expresar lo que dice el legislador” y que el rol del magistrado “debe ser de un respeto fundamental a los representantes del pueblo porque aplican la ley que ellos sancionan”.

En el mismo sentido, manifestó que “hay cuestiones en las cuales un juez no debe intervenir” al entender que “cuando se judicializan las decisiones políticas, se angosta la riqueza del debate”.

“Si la decisión se proyecta a la Justicia, el margen de acción del magistrado se achica dramáticamente. Es necesario que cada uno cumpla su rol porque sino se cae en una violación a la división de poderes”, sentenció el exministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación entre 2004 y 2005.

Juicio por Jurados

Ante los colegas presentes repasó los “muy lindos recuerdos de su época en el cargo que hoy ocupa Carlos Balbín”. El exprocurador del Tesoro de la Nación, en su exposición en el estrado del Hotel Panamericano, afirmó que “en el marco de un sistema democrático, la Justicia es un poder, y no un contrapoder” y por eso hizo hincapié en la importancia “de la participación popular”.

“El juicio por jurado permite respetar las reglas del debido proceso, la garantía del derecho de defensa, la igualdad y equidad en el reparto de las cargas en el proceso judicial, así como la sensibilidad del derecho procesal sustantivo al momento de tomar la decisión”, explicó Rosatti al elogiar su incorporación en el programa Justicia 2020 del Ministerio de Justicia de la Nación.

Transparencia

Por último, el magistrado supremo expuso sobre las políticas de control a los funcionarios públicos. Dijo que “es muy importante el control que también se ejercite con la auditoría de la función y con el juicio de residencia”. En tanto, se mostró partidario de “una revisión de cuentas a la que estemos obligados todos los funcionarios públicos de los tres poderes del Estado que muestre la evolución patrimonial de los funcionarios, su compromiso fiscal así como un certificado de buena conducta cuando se termine nuestro mandato”.