Entre Ríos prohibió el uso de la técnica de fracking

 Se aprobó en Entre Ríos la prohibición del fracking. Fue por una ley que traerá consecuencias positivas para el medio ambiente y la salud de la población.

“Prohíbase en todo el territorio de la provincia de Entre Ríos la prospección, exploración y explotación de hidrocarburos líquidos y gaseosos por métodos no convencionales, incluyendo la técnica de fractura hidráulica (fracking)”, dice el primera artículo de la ley que la Cámara de Diputados provincial votó por unanimidad el pasado 25 de abril. De esta forma, Entre Ríos se convirtió en la primera provincia argentina libre de fracking.

En la norma, los legisladores destacaron también la importancia de preservar el agua y en especial el Acuífero Guaraní, el reservorio natural de agua dulce más grande del mundo, que se extiende por debajo de la superficie de parte de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

La fractura hidráulica, más conocida como fracking, es una técnica de extracción de hidrocarburos a partir de la cual se perfora vertical y horizontalmente la roca que contiene el hidrocarburo para la inyección a presión de grandes cantidades de agua y químicos, que rompen el sustrato rocoso para luego obtener gas y petróleo.

Este proceso necesita no sólo el empleo de grandes cantidades de agua sino que genera además la emisión de gases contaminantes a la atmósfera, la fuga de fluidos de fracturación, la degradación de aguas subterráneas y el vertido incontrolado de aguas residuales, que contienen sustancias peligrosas para la salud como metales pesados y materiales radioactivos.

Por estos motivos, desde hace años que la técnica es cuestionada por diversas organizaciones ambientalistas de Argentina y el mundo. En este sentido, la nueva legislación de Entre Ríos es producto de la larga lucha de las Asambleas Ciudadana de Concordia y la de Integración por Territorios Libres de Fracking, del Foro Regional Contra el Fracking, y del Movimiento Argentina sin Fracking. Si bien estas organizaciones piden endurecer aún más las leyes, tomaron la normativa como un triunfo.

En palabras de uno de los integrantes de la Asamblea de Concordia Facundo Scattone: “La sanción de la ley es importantísima porque protege toda la provincia no solo de fracking sino de toda exploración, prospección y explotación en torno a los hidrocarburos no convencionales. Además, da mayor legitimidad a un debate nacional, es una herramienta para que otras provincias puedan exigirlo (Mendoza está en camino similar) e incluso para Uruguay, donde los movimientos sociales también luchan por proteger el agua ante la avanzada petrolera y extractiva”.

En nuestro país, el fracking se utiliza principalmente en el yacimiento Vaca Muerta en Neuquén, donde hace tiempo se discute su limitación o prohibición, ya que hasta el momento causó derrames petroleros, contaminación de pastillas radioactivas y explosiones de pozos.

Justamente en esa provincia, ciudadanos del municipio de Vista Alegre logró la aprobación de una ordenanza prohibitiva del fracking pero el Gobierno apeló y la decisión está ahora en manos del Superior Tribunal de Justicia neuquino.