Río Negro: la mayoría de las audiencias orales fue por delitos sexuales

El último cuatrimestre de 2017 cerró con un alto número de audiencias gracias a la aplicación del nuevo Código Procesal Penal. La mayoría de ellas fueron por delitos contra la integridad sexual.

En agosto del año pasado entró en vigencia el nuevo Código Procesal Penal en la provincia de Río Negro. Entre otras cosas, la legislación logra que el proceso tenga más instancias orales a través de las audiencias, de modo que el tratamiento de una causa ante la Justicia sea más veloz. En ese primer mes, por ejemplo, se llevaron a cabo 302 audiencias.

Durante el último cuatrimestre de 2017, uno de los datos salientes es que una buena parte de estas audiencias fueron por delitos contra la integridad sexual. Más precisamente, 223.

Después de ese primer mes de aplicación del nuevo Código, en el que se realizaron 32 encuentros por estos motivos, la cifra se duplicó y se mantuvo hasta fin de año en los meses siguientes, registrando una baja sólo en diciembre.

La mayoría de las víctimas fueron niñas y los acusados pertenecen al entorno familiar. Según las estadísticas de la dirección General de Oficinas Judiciales, el mayor número de audiencias se llevó a cabo en la circunscripción judicial de General Roca, con 70, seguida por Bariloche con 61, 50 de Cipolletti y 42 de Viedma.

Por otra parte, se registró una disminución de los hechos de extrema gravedad, con especial énfasis en Viedma, donde en 2014 se habían registrado nueve homicidios y el año pasado esa cifra se redujo a tres.

La aplicación del nuevo Código en Río Negro

La reforma procesal penal rionegrina tuvo buena recepción en la administración de Justicia de esa provincia: las audiencias fueron en incremento desde agosto del año pasado a esta parte.

Además, también implicó el paso de un sistema inquisitorio a uno acusatorio. En líneas generales, esta diferencia implica que los fiscales toman la tarea de investigación que antes llevaban a cabo los jueces de instrucción. De este modo se evita que el magistrado caiga en alguna parcialidad por ser quien toma decisiones e investiga a la vez.

La reforma pondrá también en funcionamiento el juicio por jurados, cuando se presente un caso en el que la fiscalía solicite una pena de más de doce años de prisión para el acusado.

En noviembre último el Poder Judicial de Río Negro invirtió 42 millones de pesos para adquirir tecnología que permita, entre otras cosas, transmitir en directo y grabar las audiencias y la creación de nuevas salas para estos encuentros.