En colaboración con el CONICET, el Ministerio de Justicia y Derechoa Humanos abrió un espacio para abrevar criterios similares a los de revistas jurídicas. Lo coordina la Dirección Nacional de Relaciones con la Comunidad Académica y la Sociedad Civil.

En Argentina a diferencia de las ciencias más duras, en el ámbito de las ciencias sociales y particularmente en las publicaciones jurídicas, hay desarrollos muy desparejos y no existe un sistema unificado de evaluación e indexación de las publicaciones.

Por ello, la Dirección Nacional de Relaciones con la Comunidad Académica y la Sociedad Civil (DNRECASO), dependiente de la Secretaría de Planificación Estratégica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, inició una serie de reuniones con los responsables de revistas jurídicas de universidades públicas y privadas que busca estandarizar sistemas de indexación y de referato en las publicaciones académicas.

Gloria Orrego Hoyos, diplomada en Bibliotecología y Gestión de la Información, remarcó la necesidad de un trabajo colaborativo entre las revistas jurídicas universitarias y la importancia de que los autores puedan conocer y acceder a estas publicaciones.

El director nacional de DNRECASO, Martín Böhmer, ofreció el programa de profesionalización de la Academia Jurídica como espacio de diálogo y de intercambio para una mayor profesionalización de las revistas jurídicas. “Desde el Ministerio estamos a su disposición para escuchar cuáles son sus necesidades y poder ofrecerles los recursos que requieran en este sentido”.

“Desde el Ministerio estamos a su disposición para escuchar cuáles son sus necesidades y poder ofrecerles los recursos que requieran en este sentido”

Asimismo, anunció que próximamente y con la coordinación del CAICYT-CONICET, la Dirección financiará cursos de capacitación virtuales para el establecimiento de criterios y pautas de indexación, así como la promoción de sistemas de evaluación de pares, en línea con los estándares de las revistas científicas más prestigiosas.

Alicia Aparicio, responsable del área de Comunicación Científica del Centro Argentino de Información Científica y Tecnológica (CAICYT) del CONICET destacó entre algunos de los criterios básicos más extendidos para calificar como “científica” una publicación: “la importancia de que la evaluación y el arbitraje de las publicaciones las realicen pares externos a la institución, incluso dispersos a nivel geográfico”.

Aparicio también remarcó la necesidad de “profesionalizar los equipos editoriales”, no sólo con la participación de académicos y científicos, sino también con técnicos, diseñadores, bibliotecarios y especialistas en redes sociales, en universo que tiende cada vez más hacia lo digital.

Laura Pereiras, coordinadora del área de Ediciones del Sistema Argentino de Información Jurídica (SAIJ) –también dependiente de la cartera de Justicia– y responsable de la Biblioteca Digital, ofreció la posibilidad de alojar en ese espacio sus publicaciones y contar con la supervisión de un equipo de especialistas en corrección, diseño y edición de textos.