Cierre y conclusiones de la campaña sobre las Reglas Mandela

La iniciativa que se llevó a cabo durante este año puso en discusión las condiciones en las que las personas privadas de su libertad transitan su pena. Cuáles fueron las conclusiones y qué perspectivas hay en torno al tema.

Las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos, conocidas como Reglas Mandela, fueron adoptadas por las Naciones Unidas en 1955 y desde entonces son muchos los países que se comprometieron a su aplicación. Hubo, inclusive, una actualización de los parámetros el año pasado.

Durante este año, y con apoyo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, se llevó a cabo una campaña de difusión y discusión sobre esta normativa. Los organizadores fueron la Defensoría General de la Nación (DGN) y la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN).

Este lunes se realizó un encuentro de cierre para esta iniciativa, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, donde los expositores fueron desde funcionarios hasta jueces y personas que, de distintas formas, pasaron por la cárcel. Si bien se valoró el aporte de las Reglas, también se hicieron señalamientos con respecto a la realidad que atraviesa en la actualidad el sistema penitenciario.

En este sentido, el subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Justicia, Benjamín Mahiques, recordó uno de los señalamientos del titular de la cartera, Germán Garavano, cuando se inició la campaña: “El ministro (por Garavano) expresó el interés de la gestión por mejorar las condiciones de detención de las personas privadas de su libertad y dejar de esconder las falencias del sistema penitenciario bajo la alfombra”.

Abonando a esta posición, la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez, señaló que “esta campaña no se clausura. A partir de hoy todos deberemos trabajar para que las Reglas Mandela sean realidad”. El organismo que dirige Martínez es uno de los que tienen más presente la aplicación de estas Reglas, ya que se encargan de llevar a cabo reclamos de forma constante sobre las condiciones de privación de la libertad de las personas.

El procurador penitenciario, Francisco Mugnolo, afirmó estar muy “satisfecho de este gran logro que superó nuestras expectativas. Nos hemos sentido muy respaldados por las importantes instituciones que adhirieron a la Campaña”.

¿De qué se tratan las Reglas Mandela?

Las Reglas Mínimas para el Tratamiento de los Reclusos establecen una serie de condiciones que los Estados que adhieren a su aplicación deben garantizar para quienes estén privados de su libertad en los sistemas penitenciarios. Contienen siete principios fundamentales entre los cuales se destacan que no se “deberá agravar más los sufrimientos que ya implican la privación de la libertad” y la garantía de que no existirán “tratos crueles, inhumanos o degradantes”.

La normativa tiene más de 100 puntos en los que se precisa cómo deben ser las condiciones de sanidad, habitacionales y de otros rubros. También se consigna que se deben tener en cuenta las diferencias etarias y de sexo a la hora de concretarse la reclusión. Al mismo tiempo, se recuerda que “ninguna persona podrá ser internada en un establecimiento penitenciario sin una orden válida de reclusión”, y que las personas que están detenidas sin una sentencia en su contra “gozarán de la presunción de inocencia y deberán ser tratados de forma consecuente con dicha presunción”.