El proyecto de reforma electoral y la opinión ciudadana

El Poder Ejecutivo, a través de la Secretaría de Asuntos Políticos y Fortalecimiento Institucional, propuso una reforma electoral que comprende varios tópicos y se divide en etapas. El debate comienza en la calle.

La reforma está concebida como un proceso que abarca todo el período de la presente administración, desde fines de 2015 hasta la elección presidencial de 2019. Y consta de dos etapas, una entre 2015 y 2017 y la otra hasta 2019.

La primera contempla aspectos Voto electrónico 1vinculados a la integridad, transparencia, equidad, agilidad y modernización del proceso electoral.  En tanto que la segunda etapa apuntará a trabajar los temas de: Órgano Electoral, financiamiento partidario y partidos políticos.

Entre los principales ejes de la primera etapa está la implementación de la boleta electrónica, la eliminación de listas colectoras y candidaturas múltiples y la incorporación del debate presidencial obligatorio. También incluye  la realización de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y el control y sanción de los ilícitos electorales y la Integración de la Junta Electoral de la Capital Federal.

La propuesta aún debe pasar por el Congreso Nacional, pero los ciudadanos comienzan a expresarse. “Creo que el cambio más significativo es la boleta electrónica. Me parece un gran salto, porque tenemos un sistema muy arcaico. De los demás puntos no conozco mucho todavía”, asegura Mónica Salva, 65 años, profesora de Historia, que vive en Bernal.

ro_martinezf

“Creo que beneficia a los partidos y ofrece transparencia y confianza en los procesos electorales”.

manita

“Me parece interesante el debate. Es una deuda que había en la sociedad”.

Con matices, el fin de las listas sábanas parece ser el aglutinador de las opiniones. Justamente, Juan Manuel  Aguirre, un empleado de 36 años explica: “Hace años que votamos listas enormes que no sabemos bien a quiénes incluyen y el sistema es muy antiguo, está bueno que todo eso se aggiorne”.

En igual sentido se expresó Pablo Bermudez, un arquitecto de 35 años, quien además ponderó la iniciativa de propiciar por ley un “debate presidencial”.

Acaso la síntesis sobre las ventajas y dudas la aporte Soledad Vega, una politóloga de Salta. “Todo lo que escuché hasta ahora del proyecto me parece interesante. Creo que realmente es una deuda enorme que hay con la sociedad y que saldarla va a ayudar mucho al ejercicio de la democracia. Quizá el gran interrogante sea cómo se va a aplicar y sobre todo la primera vez que se haga, donde puedan surgir inconvenientes. Pero hay que hacerlo de una vez, sin dudas”.

Punto por punto, de qué se trata:

Implementación de un nuevo instrumento de votación, la boleta electrónica. La selección de candidatos se realiza a través de la pantalla de un dispositivo que permite la impresión en una boleta papel que a su vez contiene un registro digital. Por seguridad y transparencia habrá auditorias antes y después del sufragio. Este nuevo sistema implica mayor equidad y transparencia para todos los actores involucrados, agiliza el proceso de recuento y transmisión de resultados.

–   Mayor claridad en la oferta electoral: Eliminación de listas colectoras y candidaturas múltiples que tienden a distorsionar la voluntad del elector. Busca mejorar el vínculo entre la ciudadanía y los candidatos en las diferentes categorías de elecciones. También se prohíbe que un mismo candidato participe en elecciones presentándose por una categoría nacional y por una provincial simultáneamente.

Debate presidencial obligatorio: La Obligatoriedad será tanto en las elecciones generales como en la segunda vuelta si la hubiere. Fortalece el componente deliberativo de la democracia y alienta el interés ciudadano en las campañas.

Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias: Se propone el voto dentro de una única agrupación, lo que supone que el votante elige primero en qué agrupación quiere participar, fortaleciendo así el vínculo entre partidos y alianzas, y después selecciona entre listas de esta agrupación.

Control y sanción de los ilícitos electorales: se modifica la legislación electoral creando una serie de herramientas para que la legislación electoral sea efectivamente cumplida, sobre todo en relación a la sanción de ilícitos: Procedimiento Electoral Sancionador y Cuerpo de auditores contadores. Además se contempla el recurso optativo para las provincias ante la Cámara Nacional Electoral –en elecciones provinciales-: Las provincias podrán optar por adherir al procedimiento de recurso ante la Cámara Nacional Electoral para causas surgidas en el marco de elecciones provinciales.

-Integración de la Junta Electoral de la Capital Federal: Se modifica la integración, incorporando al presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en reemplazo del presidente de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. Se da respuesta así a otra cuestión que estaba pendiente de solución desde la conformación del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

También se presentará un proyecto de ley de “transición en el traspaso de gobiernos” para regular el procedimiento de transferencia de la administración y asegurar una transición ordenada, responsable y transparente de la gestión entre el gobierno en funciones y el gobierno electo.