Reconocieron a la Justicia misionera por su modernización

El Poder Judicial de Misiones consiguió la certificación internacional al aprobar las dos evaluaciones del IRAM, ente internacional que valoró satisfactoriamente los procesos de trabajo enmarcados en la norma ISO 9001.

Con la asistencia y guía del Programa de Calidad del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, los integrantes del Tribunal Superior de Justicia misionero comenzaron hace un año a implementar mejoras en los procesos de trabajo interno y atención al público y ya lograron su primer certificado de calidad. Específicamente, lo obtuvieron los juzgados de primera instancia en lo Civil y Comercial 5 y de Instrucción 7, ambos de Posadas.

“Para el Poder Judicial de Misiones, la implementación del Sistema de Gestión de Calidad en sus oficinas es algo novedoso. Venimos trabajando en esto desde comienzos del 2017, como parte del Programa de Calidad del Ministerio, de la política ministerial Justicia 2020 y el programa Justo Vos”, señaló con satisfacción Alejandra Barrionuevo, secretaria administrativa del Centro de Capacitación y Gestión Judicial.

Desde esa dependencia de la Justicia provincial es que Barrionuevo, junto a un equipo de trabajo, se dedicó a pensar y ejecutar la política de Calidad adoptada. Así, en un primer momento, realizaron mediciones y diagnosticaron la situación de los procesos de trabajo, tiempos, problemas y reclamos del público, estado de informatización de las oficinas, entre otras cuestiones fundamentales para perfeccionar tanto el día a día de los trabajadores de la Justicia como la respuesta que ésta debe darle a los ciudadanos.

En base a ello, siempre con la guía de los expertos en Calidad del Ministerio, se tomaron medidas como la creación de una plataforma digital a través de la cual se registra y procesa en línea información de los juzgados, y se instalaron tablets y pantallas en las salas de espera. También se ofrecieron capacitaciones al personal según sus perfiles y competencias.

De esa manera, el orden y distribución de las mesas de entrada y su nivel de atención y recepción de documentación se modernizó y perfeccionó considerablemente, y en el juzgado civil se logró disminuir el tiempo de pase de los expedientes en un 65 por ciento sobre los valores iniciales.

Por su parte, en el Juzgado de Instrucción aumentó la recepción digitalizada de los sumarios y de las denuncias provenientes de las dependencias que intervienen en los procesos judiciales como la policía y la fiscalía de Instrucción.

A partir del trabajo realizado, los resultados fueron positivos con altos niveles de satisfacción de los usuarios y una mejora continua a nivel del cumplimiento de los objetivos de desempeño.

En definitiva, en palabras de Barrionuevo, “durante el proceso se evidenció un trabajo humano que une a los equipos, ordena la labor diaria y agrega valor al sistema”.

La auditoría externa

“Significa para nosotros un gran avance de gestión”, opinó la secretaria administrativa del Centro de Capacitación y Gestión Judicial respecto a la certificación obtenida y la definió como “un importante estímulo y motivación para continuar por el camino de la calidad en otras oficinas de la organización”.

La auditoría de certificación, contó, se desarrolló en una primera etapa en noviembre pasado con una inspección sobre el diseño del sistema y la trazabilidad de los procesos. Allí se identificó como fortalezas el liderazgo y el compromiso de la alta Dirección y los responsables de los juzgados, y se resaltó el trabajo de análisis del equipo de Calidad con respecto a la detección de riesgos y oportunidades que hacen al propósito estratégico.

En una segunda instancia, el IRAM revisó los registros de los juzgados, llevó a cabo un control documental y evaluó la evolución de los objetivos y mejoras.

A modo de conclusión, Barrionuevo destacó “el compromiso y el sentido de pertenencia de los integrantes de las mesas de entradas y sus responsables, quienes se encuentran más que conformes con los resultados obtenidos”.

A pesar de ello, el proceso hacia una Justicia de calidad apenas comenzó y el personal de la Justicia misionera está decidido a continuarlo: “Consideramos que este es el primer paso de un largo camino a recorrer. El objetivo inmediato es extender la implementación del Sistema de Gestión de la Calidad a otros procesos de los juzgados certificados y a otras dependencias del Poder Judicial”.