En España ya no es obligatorio entregar recibos de sueldo en papel

En España ya no es obligatorio entregar recibos de sueldo en papel. Así lo dictaminó el Tribunal Supremo y sentenció que es suficiente con enviarlo por correo electrónico. Un paso gigante hacia la despapelización.

A pesar de los grandes avances tecnológicos en cuestiones cotidianas, en muchos países al cobrar el salario, es obligatoria la impresión en papel de los recibos de sueldo. En España esto ya empezó a cambiar a partir del fallo del Tribunal Supremo que avaló la entrega en formato digital de los comprobantes.

Según el fallo suscrito por la jueza María Luisa Segoviano Astaburuaga del Alto Tribunal, en España no hay exigencias, según la normativa, respecto al formato en el que se emite y entrega un recibo de sueldo. La constancia de recepción de ese comprobante (la firma del empleado, por ejemplo), señala, queda asentada de todas maneras a través del registro bancario.

La controversia se inició en la provincia de Asturias por un recurso de casación presentado por la Unión Central Obrera (CGT española). La empresa Transportes Unidos de Asturias, que brinda un servicio de colectivos urbanos, dejó de entregar recibos de sueldo en papel y los trabajadores acudieron a la Justicia en contra de la medida que definieron como unilateral.

Al comienzo, una jueza falló a favor de los empleados pero en la instancia siguiente, el Tribunal Superior de esa provincia revocó la medida y el caso llegó al Máximo Tribunal el país. Los jueces definieron -en contra de lo dictaminado en 2011 en otra causa- que “a la vista del tiempo transcurrido desde que se dictó la misma y de la generalización de la utilización del soporte informático en lugar del soporte papel para almacenar y comunicar datos, documentos, decisiones…utilizado profusamente tanto en el ámbito privado como en la Administración Pública”.

En Argentina, el recibo de sueldo digital es legal desde 2011 pero no obligatorio. Si una empresa cuenta con autorización del Ministerio de Trabajo, podrá emitirlos sin problemas accediendo así a muchos beneficios. Por ejemplo, ahorrar en papel es ecológico y más económico, especialmente para una compañía con cientos de empleados.

Además, a nivel operativo es más cómodo y fácil el almacenamiento (obligatorio por un período determinado) y la posterior búsqueda de los comprobantes en la llamada “nube digital”.

Por último, los trabajadores no necesitan presentarse en las oficinas de recursos humanos para firmar sus recibos, incómodo cuando ese área no se encuentra físicamente cercana al establecimiento laboral.