La ética, la investigación y la divulgación del Derecho, junto al fomento de proyectos académicos que favorecen el acceso a la Justicia, fueron algunas de las políticas que promovió este año el área de relaciones con las universidades y la sociedad.

La Dirección Nacional de Relaciones con la Comunidad Académica y la Sociedad Civil (RECASO) es el área del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que promueve la profesionalización de la academia jurídica. Este año llevó adelante la convocatoria para presentar proyectos sobre distintas áreas de vacancia en las currículas superiores de Derecho.

Además, la Dirección que comanda Martín Böhmer compendió las pautas que serán utilizadas para la evaluación y aprobación de cursos que se validarán como antecedentes en los concursos para la designación de magistrados y promovió la creación de una Red de Revistas Jurídicas Universitarias.

El Programa de Formación en Áreas de Vacancia de la Abogacía (PVFAVA) -desarrollado en el marco del proyecto Enseñanza del Derecho de la Dirección- consistió en una convocatoria pública a las universidades de gestión pública y privada del país. La Dirección trabajó con los equipos de las Facultades todo el año y, en octubre, el Ministerio presentó la colección “Materiales de enseñanza del Derecho para la democracia constitucional” con los resultados de los 25 proyectos seleccionados, a los que se puede acceder en la página web del Sistema Argentino de Información Jurídica (SAIJ).

También con esa área, en noviembre participó de la Primera Jornada de Lenguaje Claro en el Senado de la Nación, un encuentro que sentó las bases para la creación de la Primera Red Nacional de Lenguaje Claro.

La Dirección también avanzó con dos medidas importantes para los profesionales del Derecho: la primera fue la aprobación del Protocolo de evaluación de cursos o carreras de Posgrado (Ley 26.805). Así, el Ministerio de Justicia delineó las pautas para la evaluación y aprobación de cursos que se validarán como antecedente relevante en los concursos del Consejo de la Magistratura para la designación de jueces y juezas.

Stephanie Bridger
Vacancia en Carreras de Derecho

La segunda se llevó adelante en marzo, con el Primer Encuentro Nacional de Ética en la ciudad de Córdoba -organizado por RECASO-, con participación de funcionarios públicos, académicos, políticos y judiciales. Allí se creó el Foro Argentino de Tribunales de Ética, Disciplina y Conducta de Abogados (FATEA). Böhmer destacó en la oportunidad que “se podrá publicar en un solo lugar todo el repertorio de fallos, jurisprudencia, análisis doctrinario y exposición pública de aquellos casos que representen una falta ética en el ejercicio de la profesión”

Además, comenzó a organizarse una Jornada de Ética Judicial que tendrá lugar en la Ciudad de Buenos Aires en marzo y el segundo Encuentro Nacional de Ética, que se llevará a cabo en Santa Fe, en abril.

Apuesta al trabajo en red

La RECASO realizó, junto con el Centro Argentino de Información Científica y Tecnológica (CAICYT-CONICET), dos cursos de formación para editores de revistas jurídicas universitarias. Asimismo, impulsó la Segunda Reunión Anual de Revistas Jurídicas Universitarias, y acordó allí la creación de la Red de Revistas Jurídicas Universitarias y del registro de árbitros para publicaciones científico-jurídicas en conjunto con SAIJ, para ayudar a mejorar la divulgación de los debates de esta disciplina.

Stephanie Bridger
Vacancia en Carreras de Derecho

La Dirección también se abocó este año a relevar el universo de abogados que se desempeñan en el CONICET: Son 68 investigadores y 99 becarios que están investigando, fundamentalmente, temáticas como Filosofía del Derecho, Derecho Internacional y Constitucional. Los números arrojaron que son un 0.5 por ciento del total de investigadores (10.556) y becarios (11.233).

En la línea de tender lazos con organizaciones educativas, el organismo también impulsó la concreción de una Red Federal de Formadores para la Función Tutorial en la Escuela Secundaria, junto con la Secretaria de Gestión Educativa del Ministerio de Educación. Así, se conectó a los colegios con los Centros de Acceso a Justicia (CAJ), para estar cerca “cada vez que los derechos de los jóvenes sean vulnerados o corran riesgo de serlo”.