Quedó promulgada la nueva ley de “delitos en flagrancia”

Con la publicación en el Boletín Oficial quedó promulgada la llamada Ley de Flagrancia, que fuera aprobada recientemente por el Senado de la Nación con solamente tres votos negativos.De esta forma se reglamentó esta nueva herramienta que modifica el Código Procesal Penal y agiliza los procesos judiciales. Se aplica en casos donde las personas son atrapadas mientras cometen el delito, por lo que no hay dudas respecto de la culpabilidad. Flagrancia

Cuando una persona es atrapada cometiendo un crimen, a pesar de que la evidencia está ante los ojos de los testigos que presenciaron la comisión del delito, los debates orales donde se determina la culpabilidad duran un promedio de diez meses, aproximadamente. Esto teniendo en consideración que no hay discusión sobre la participación en el hecho.

Reducir el tiempo para que se lleve a cabo una condena en estos casos es uno de los objetivos de la Ley de Flagrancia, que fue reglamentada y publicada en el Boletín Oficial este jueves, después de ser aprobada en noviembre pasado por la cámara alta. La iniciativa surgió desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la nación.

Las estadísticas daban cuenta de la necesidad de acelerar este tipo de causas: en abril de este año, poco después de la presentación de la propuesta, Juan José Benítez, jefe de Gabinete de la Subsecretaría de Política Criminal del Ministerio de Justicia, señaló que en el 18% de estos casos, todo el proceso demora más de cuatro años.

La idea es reducir, entonces, la media de duración, que es de 299 días, a sólo 30. La nueva legislación, que modifica varios artículos del Código Procesal Penal, toma en consideración el hecho de que no hay controversia acerca del delito cometido.

En este sentido, el artículo 285 de este cuerpo normativo ahora precisa que “habrá flagrancia si el autor del delito fuera sorprendido en el momento de intentarlo, cometerlo, inmediatamente después, si fuera perseguido o tuviera objetos o presentase rastros que permitieran sostener razonablemente que acaba de participar de un delito”.

Al mismo tiempo, la aplicación de este procedimiento será para los casos dolosos en los que la pena no supere los 15 años de prisión (aunque hay supuestos especiales para penas con 20 años de prisión).

En la modificación al Código Procesal Penal también se deja en claro que se respetará el procedimiento normal: se acortan los plazos pero de cualquier forma se llevará a cabo el debate oral en una audiencia pública. De este modo se respetan los “principios de inmediación, bilateralidad, continuidad y concentración”.

Uno de los pasos que establece el procedimiento para acelerar el proceso es que, después de la detención y de la declaración del caso como “flagrante” de parte del fiscal, se llevará a cabo una audiencia en las primeras 24 horas, que podrán prorrogarse por 24 más ante alguna eventualidad que no hubiera permitido desarrollarla.