Se trata de un lote de veinte de los brazaletes que el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos pondrán a disposición del Poder Judicial para controlar restricciones ante casos de violencia de género. La prueba piloto determinará la viabilidad y cantidad que se dispensará.

El ministerio de Justicia y Derechos Humanos puso en marcha en Mendoza su plan piloto para incorporar como herramienta para el control de medidas cautelares perimetrales a los dispositivos duales geolocalizados, una tecnología de doble ubicación que alerta a las autoridades y a la víctima cuando un agresor viola la distancia mínima fijada por un juez.

Foto: Ministerio de Salud Mendoza
Dispositivo Dual III

Las 20 nuevas unidades son testeadas para poder sumarlas al sistema y así complementan a las actuales pulseras electrónicas, de las que se diferencian por contar con la posibilidad de alertar simultáneamente a la víctima y a la fuerza policial de la presencia del agresor fuera del límite perimetral.

La subsecretaria de Acceso a la Justicia, Fernanda Rodríguez, destacó que la medida no reemplazará a las clásicas pulseras sino que serán una “herramienta más para hacer más efectivas la persecución y sanción de este delito que se da en los contextos de las relaciones interpersonales y que tantas vidas costó en Argentina”.

“Una herramienta más para hacer más efectivas la persecución y sanción de este delito que se da en los contextos de las relaciones interpersonales y que tantas vidas costó en Argentina”

En el acto realizado en el salón Patricias de la Casa de Gobierno mendocina, estuvieron presentes la subsecretaría nacional -dependiente del Ministerio de Justicia y Derecho Humanos-, el ministro de Seguridad provincial, Gianni Venier, y su par de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Rubén Giacchi.

Los brazaletes electrónicos georeferenciados son una tecnológica con experiencia probada en Estados Unidos, España, Chile, Colombia y Uruguay. Al ser una tecnología de verificación de presencia y localización dual -ubica por GPS tanto a agresores como a denunciantes-, su ventaja es que anticipan automáticamente a la víctima, lo que evita que recaiga sobre ella la responsabilidad de activar el alerta y favorece que eluda cualquier confrontación.

Desde la Subsecretaría de Acceso a la Justicia informaron también que elaboran un protocolo de aplicación para todo el territorio.