Proponen prohibir exhibición de extrema delgadez en avisos

Presentaron en la provincia de Buenos Aires un proyecto de ley para prohibir la exhibición de modelos con extrema delgadez en avisos publicitarios.

Lo hizo la diputada bonaerense María Laura Ricchini (Cambiemos) con el objetivo, explicó, de “colaborar con la reducción de este tipo de fenómenos de mostrar cuerpos que nada tiene que ver con la realidad y que generan trastornos en la alimentación, sobre todo en las mujeres”.

Si bien la legisladora ya venía trabajando hace tiempo en la elaboración del proyecto, la presentación del mismo se aceleró a partir de una campaña publicitaria de una marca de ropa que mostraba niñas notablemente más delgadas que lo normal. La acción generó un fuerte repudio en las redes sociales y, como consecuencia, la empresa la sacó de circulación.

Avisos como estos serían prohibidos por la normativa propuesta, la cual avala la exposición de modelos con un índice de masa corporal superior a 18,5, límite establecido como saludable por la Organización Mundial de la Salud.

Además de campañas publicitarias en medios gráficos y en la vía pública, el proyecto dispone la eliminación de eventos, como los desfiles de moda, donde participen personas extremadamente flacas.

La legislación crea también un registro de agencias de publicidad y modelos contratados, donde figuren sus índices de masa corporal. La idea, explicó la diputada, es evitar producción publicitaria con personas de cuerpos mal llamados ideales, y tener acceso a la verificación de datos si existieran denuncias por incumplimientos de la ley. En esos casos, además, las empresas podrían percibir sanciones.

De aprobarse, la medida ayudará, por un lado, a reducir los trastornos alimenticios, como la anorexia, bulimia, alimentación compulsiva y ortorexia, que surgen muchas veces como consecuencia del consumo publicitario que construye falsos estereotipo de belleza. Y, por otro lado, brindará proyección a los y las modelos que se ven en muchas ocasiones presionados a adelgazar para conseguir un trabajo.

A su vez, se estará contribuyendo con la lucha contra la violencia de género, dado que, según resaltó Ricchini, la publicidad “muestra al cuerpo como un objeto y eso se le mete en la cabeza a los niños, se les impone que tienen que ser así para gustar, para ser aceptados y les queda durante el crecimiento y vemos mujeres que terminan siendo violentadas porque se toma al cuerpo como un objeto”.