Julio Federik, abogado penalista

Concepto y excepcionalidad de la prisión preventiva

Julio FederikLa prisión preventiva es una medida de coerción personal que implica la pérdida de la libertad ambulatoria de una persona que imputada de un delito y que aún no ha recibido condena. Es una decisión que toma el juez de garantías en la investigación regular del caso, tendiente a asegurar el efectivo cumplimiento de la condena que se podría aplicar.

Si los imputados pudieran burlar la aplicación de las penas dándose a la fuga o perjudicando la investigación en curso, no sólo se impide la sanción en el caso concreto sino que se diluye la amenaza del castigo y se potencia la impunidad.

Como la medida no está fundada en una condena que resulta del final del proceso, sino en una imputación inicial en un proceso en curso, es una medida excepcional. Y solo aparece justificada en caso de que la pérdida de libertad sea imprescindible para asegurar el cumplimiento efectivo de la eventual condena.

Como medida de coerción personal de excepción, su finalidad radica en el aseguramiento de la aplicación de la pena en los casos en que pueda razonablemente preverse la fuga o la realización de acciones por parte del imputado que perjudiquen a la investigación que se esté llevando a cabo en su contra.

En la mayoría de los casos, cuando estas dos circunstancias no aparecen, los códigos prevén numerosas alternativas a la aplicación de la prisión preventiva que tienden a un menor nivel de privación para el imputado: La prisión domiciliaria, la aplicación de tobilleras o pulseras electrónicas, la presentación semanal y hasta la promesa jurada de que se presentarán inmediatamente ante la convocatoria judicial (caución juratoria). Estas formas sustitutivas pueden durar todo el proceso o ser revocadas o modificadas conforme el cumplimiento de los compromisos que implican, y cada vez están más extendidas, incluso por actualizaciones legislativas en los viejos códigos.

Ahora bien, si se dicta sentencia absolutoria, es razonable que la prisión preventiva se deje sin efecto. La posibilidad de recurrir la sentencia por la acusación, no puede entenderse suficiente para mantener la privación de la libertad. El dictado de esta sentencia implica que ya ha concluido la investigación a que ha sido sometido el imputado y la Justicia Penal, luego de evaluar cuál es su relación con el hecho y su vinculación con el mismo, ha decidido su absolución.

El nuevo Código Procesal Penal Federal (CPPF) establece en cambio que cuando se dicta una condena de prisión en firme a quien se encuentra en libertad le sea aplicada, consecuentemente, la prisión preventiva.

El nuevo CPPF establece que cuando se dicta una condena de prisión en firme a quien se encuentra en libertad le sea aplicada, consecuentemente, la prisión preventiva.

Si el imputado ha permanecido en libertad bajo cualquier forma de coerción personal, aunque fuere la menor de ellas, ante una sentencia condenatoria con pena de prisión a cumplir en firme, sin que exista posibilidad de condenación condicional, el CPPF habilita la prisión preventiva.

Tanto la acusación pública, esto es por parte del Ministerio Público, como la del querellante -acusación privada- pueden solicitárselo al Tribunal o este disponerla de oficio con el solo efecto de asegurar el cumplimiento de la pena impuesta. También tiene la posibilidad de modificar la medida de coerción dispuesta antes de la condena por otra de mayor efecto disuasorio cuando no aparezca imprescindible la prisión preventiva, hasta tanto quede firme la sentencia o se la revoque.

Es razonable que el riesgo de fuga queda potenciado con el dictado de sentencia condenatoria de prisión efectiva y en muchos supuestos: en el sistema actualmente en vigor, los condenados al conocer el fallo lo recurrían y se profugaban, provocando, entre otros, una burla a la acción de la Justicia.

Así, en los casos en que la sentencia del tribunal de alzada revoque la condena impuesta o dicte otra que modifique la aplicación inmediata de la privación de libertad se deberá revocar la prisión preventiva ya que carecerá de todo fundamento.