Prisión efectiva por amenazar y encerrar a su expareja

La justicia de la Ciudad de Buenos Aires condenó a tres años de prisión efectiva a un hombre que encerró y amenazó a su expareja. La jueza estableció que mientras cumpla la condena el hombre deberá ser abordado por especialistas con informes periódicos. Se trata de un hombre de 28 años que fue condenado a tres años de prisión de cumplimiento efectivo por “amenazas y privación ilegal de la libertad” de su entonces novia. “Si conseguís trabajo te lo voy a hacer perder; no te voy a dejar vivir en paz; te voy a matar a vos y a tu familia; no sabes con quién te metés”, la amenazó en abril de 2015.

Después le rompió el celular a la mujer y la encerró, junto a su hija de 5 años, en el departamento donde vivía. El hombre se fue y se llevó las llaves. Por el hecho la jueza Natalia Molina, titular del juzgado N° 8 en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad lo condenó pero como el hombre tenía una condena previa en suspenso se le estableció una condena única de cuatro años y cinco meses de prisión.

La mujer no estuvo en la audiencia donde se difundió la sentencia porque fue asesinada en noviembre de 2015. La condena en esta causa tiene que ver con las competencias que la Justicia de la Ciudad tiene con respecto al Código Penal (que no incluye el homicidio ni el femicidio).

Dentro de ese contexto, la jueza dicto la sentencia del hombre y teniendo en cuenta la violencia contra la mujer expuesta en el juicio dispuso “la conformación de un cuerpo interdisciplinario con especialistas en la temática vinculada a la violencia de género y doméstica, cuya integración se decidirá oportunamente, el cuan tendrá por finalidad que el condenado…   sea abordado de manera eficaz en relación a la problemática que contextualizó los hechos”.

Todo ello sucederá mientras cumpla condena en un establecimiento del Servicio Penitenciario Federal donde además la jueza fijó que la elaboración trimestral de informes sobre el estado del condenado que “deberán ser elevados inmediatamente a la sede de este Tribunal”.

Asimismo, la magistrada exhortó “a las autoridades nacionales y/o locales que se determinarán para que, en el ámbito de sus respectivas competencias, arbitren los medios necesarios a fin de que el plan de acción decidido […] pudiera ser continuado extra-muros”.