La norma pone en el centro del proceso penal el resguardo de quienes sufrieron un delito y crea el Centro de Asistencia a las Víctimas de Delitos (CENAVID). La reglamentación de la denominada Ley de Protección de Víctimas fue presentada oficialmente en un acto encabezado por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

En junio de este año se sancionó la ley 27.372 de Derechos y Garantías de las Personas Víctimas de Delitos. Entre otras cosas, esta legislación, debatida durante muchos meses por diputados y senadores, proponía la puesta en funcionamiento de dispositivos que estuvieran disponibles las 24 horas para quienes sufrieran un delito.

La normativa es abarcativa en muchos sentidos y recoge el trabajo de las organizaciones de víctimas y familiares. Pero este viernes, en la sede de la ex Escuela de Mecánica de la Armada (Ex ESMA), dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, se terminó de cerrar este primer paso en torno de una normativa que tutela los derechos: se presentó oficialmente la reglamentación de la ley.

Además, se incorporó una iniciativa de la cartera de Justicia: los “estándares de Derechos de las Víctimas”, un proyecto que había surgido en paralelo y que se incorporó a la legislación sancionada en el Congreso. Estos “estándares” son los derechos básicos y universales para la población afectada por esta iniciativa.

Al mismo tiempo, y con la participación activa de los integrantes de organizaciones vinculadas a la temática, el Ministerio pondrá en funcionamiento el Centro de Asistencia a las Víctimas de Delitos (CENAVID).

Esto será a la par de la instrumentación de muchos otros dispositivos que trabajarán en este sentido: un cuerpo de abogados (integrado por 250 profesionales) que realizarán asesoría gratuita para personas en situación de vulnerabilidad social; y otro cuerpo de letrados que trabajará en territorio bonaerense de conjunto con la Procuración General provincial y el Ministerio de Seguridad local.

En el acto participaron el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, su par de Seguridad, Patricia Bullrich, los secretarios de Justicia y Derechos Humanos, Santiago Otamendi y Claudio Avruj, el subsecretario de Política Criminal, Juan José Benítez -su oficina fue una de las que más impulsó el proyecto- y la subsecretaria de Acceso a la Justicia, María Fernanda Rodríguez, además del ministro de Seguridad bonaerense, Gustavo Ferrari.

En su intervención, Garavano señaló que “en los últimos años hubo una mirada que rezagaba a las víctimas. Esta ley viene a reparar de algún modo esta situación. Los modernos avances hablan de la Justicia reparadora y de esto se trata”.

También precisó que “nuestro desafío es poner esta ley en marcha muy rápidamente. Este es el inicio de un cambio de paradigma que estuvo mucho tiempo vigente”.

Por su parte, Benítez consignó que “este cambio de paradigma que se plantea es para resolver los conflictos, no sólo el caso. No queremos que nadie vuelva a recorrer el camino que recorrieron ustedes”, sostuvo con la mirada posada en las organizaciones de víctimas y familiares que estaban presentes.

María Fernanda Rodríguez, en referencia al rol que ocuparán las organizaciones de víctimas y familiares, precisó que “parte del trabajo que se es institucionalizar esta normativa. A mí me gustaría sentarme con ustedes y decirles que vamos a hacer el mejor trabajo, pero eso tenemos que construirlo”.