“El desafío es lograr una exitosa implementación del Código Procesal”

Lo dijo el ministro de Justicia, Germán Garavano, en una reunión en la que se debatió sobre el avance de la reforma al Código Procesal Penal Federal, de la que participaron otros funcionarios e integrantes del Poder Judicial.

En el marco de la reunión “Consensos por el nuevo Código Procesal Penal Federal”, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, participó de una mesa de debate con autoridades de los tres poderes en relación a los consensos logrados en torno a la reforma de dicho texto normativo.

Del encuentro participaron el presidente de la Comisión Bicameral Especial de Monitoreo e Implementación del Nuevo Código Procesal Penal de la Nación, Rodolfo Urtubey; el presidente del Consejo de la Magistratura, Miguel Piedecasas; en representación de la Corte Suprema, el juez Julián Ercolini; el titular interino de la Procuración General, Eduardo Casal; y la defensora general de la Nación, Stella Maris Martínez.

El ministro Garavano agradeció la presencia de fiscales, jueces y defensores de todo el país, y sostuvo que una de las grandes asignaturas pendientes a nivel de la justicia federal en materia penal es “avanzar hacia una transformación del sistema, avanzar hacia un sistema adversarial”.

Garavano agregó: “El desafío nuestro es tratar de poder llevar adelante durante este año todas las acciones para llegar a una exitosa implementación de este Código Procesal nuevo”.

“El nuevo proyecto del Código Procesal Penal fue elaborado en el marco de diálogo institucional que promueve el programa de gobierno abierto del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.  A partir de reuniones con actores judiciales, instituciones y la sociedad civil, se generó una norma jurídica que establece  procesos ágiles y transparentes a través del juicio oral y público, y que da un rol protagónico a la víctima durante el proceso penal”, remarcó Garavano.

El titular del Consejo de la Magistratura de la Nación, Miguel Piedecasas, señaló que implementar este Código es crucial porque “es una reforma que va a lograr plasmar dos transformaciones estructurales en el sistema de Justicia: la primera de ellas, el sistema acusatorio, que es el gran desafío del mundo moderno de los procesos penales, y la segunda es la adaptación a una base digital y de oralidad”.

Mirar a la justicia

Por su parte, la defensora General de la Nación, Stella Maris Martínez, afirmó que “la justicia trabaja, mucho, pero la gente no lo ve, no lo percibe. Entonces, este es un sistema que es oral, y que es público, y que uno puede ir a mirar lo que están haciendo,  qué hace el fiscal, qué hace el defensor, qué hace el juez, son seres reales, de carne y hueso, que interactúan con víctima y autor. Esto es muy importante, y esto lo garantiza este tipo de sistema”.

“Constituye sin duda un cambio paradigmático. Es un cambio mucho más importante que la mera reforma normativa”, señaló el juez de la Cámara de Casación Penal, Carlos Mahiques.

Sobre la importancia de avanzar hacia un sistema adversarial, el procurador general interino de la Nación, Eduardo Casal, postuló que “los beneficios que puede traer para la ciudadanía, en general,  es un sistema de administración de justicia  más transparente, con roles más claros”.

A su vez, el juez Leónidas Moldes planteó que la instrumentación del nuevo Código Procesal Penal Federal supone un  profundo cambio en el sistema judicial, ya que “establecer una herramienta a la medida de todo el país, es un desafío muy importante”.

Por último, Juan José Benítez, subsecretario de Política Criminal de la Nación, indicó que “tenemos oralidad, tenemos gestión digital de los casos, tenemos transparencia y lo que vamos a tener en consecuencia es una resolución más temprana de los casos con resoluciones de mejor calidad”.

Se prevé que el nuevo Código esté en pleno funcionamiento en octubre de 2018.