Más penas por agredir a docentes y profesionales de la salud

El senador de Cambiemos, Ángel Rozas, presentó un proyecto de ley que busca endurecer las penas contempladas cuando se ataca a estos trabajadores.

En busca de un “cambio cultural”, Ángel Rozas, integrante de la cámara alta y jefe del interbloque Cambiemos presentó un proyecto de ley para endurecer las penas contra las personas que agredan a profesionales de la salud y a docentes. El legislador consideró, entre otras cosas, que el respeto que se tenía por estos trabajadores se fue perdiendo y que una nueva normativa en este sentido ayudará a terminar con la problemática.

El senador afirmó que para llevar a cabo estos cambios es necesario que se elaboren políticas públicas. La modificación al Código Penal propuesta apunta a ello: si un docente, un trabajador de la educación o un profesional de la salud es agredido en ejercicio de su profesión, la pena que le quepa al culpable se incrementará en un tercio del mínimo y del máximo.

El legislador chaqueño también señaló que “se necesitan de políticas de Estado para generar el cambio cultural que vuelva a colocar a nuestros docentes y médicos en el lugar que se merecen y día a día se viven situaciones violentas que nos exigen como políticos y legisladores a pensar en alternativas en defensa de estos trabajadores, creemos que es necesario reforzar su protección para que puedan trabajar tranquilos”.

Sin embargo, Rozas también precisó que una modificación del Código Penal no es suficiente para lograr el anunciado cambio. Entre otras cosas, recordó que un informe de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) indicó que el año pasado se registraron entre dos y tres episodios de violencia física hacia educadores por semana. También, aseguró, hay casos no denunciados que no llegan a contabilizarse.

“Sabemos que esta es una realidad que se reproduce en todas las provincias de nuestro país, y es por ello que creemos que resulta necesario modificar nuestro Código Penal para mejorar las condiciones de trabajo de estos profesionales de la salud y docentes que nos preparan y nos cuidan día a día, a nosotros y a nuestras familias”, señaló en este sentido el senador.

A fines de febrero pasado, trascendió el caso de una maestra del colegio San Cayetano de la ciudad bonaerense de La Plata que fue amenazada para que aprobara a un grupo de alumnos. Una de las notas, anónima, que recibió, venía en un folio acompañada por una bala. Después de este caso, el debate volvió a surgir y pocos días después, Rozas presentó este proyecto.