Pedidos de aclaraciones en el fin de una larga declaración

Después de un receso por festividades religiosas, se reanudó el juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA con la declaración de Claudio Lifschitz, un testigo que trabajó en el juzgado que tuvo a su cargo la causa y que denunció las irregularidades cometidas durante la investigación.

La declaración testimonial de Lifschitz comenzó hace varias semanas y concluyó hoy, con cinco audiencias de duración.
El relato se centró principalmente en su experiencia como prosecretario en el Juzgado Federal 9 a cargo del ex juez Juan José Galeano y su relación -en el marco de la causa- con agentes de la vieja Secretaría de Inteligencia del Estado.
En esta ocasión, los abogados defensores de los trece imputados y las querellas participaron de una ronda de preguntas aclaratorias sobre los dichos anteriores de Lifschitz y pidieron ampliar algunos temas.
Uno de los tópicos más importantes para el juicio surgió cuando Lifschitz dio detalles de la responsabilidad de la SIDE en el atentado y del entonces presidente Carlos Menem, aquí imputado.
“Supe por agentes de Inteligencia del sector Sala Patria  que tenían infiltrada una célula iraní y que por una mala decisión política de Menem se retiraron. Y ahí es cuando la Trafic se les pierde y ocurre el atentado”, recordó y explicó que fue eso lo que se intentó ocultar con una “causa armada” contra los policías bonaerenses.
Además, el testigo insistió en que ni bien se enteró de lo que había hecho la SIDE, se lo contó al entonces juez Galeano, quien le admitió que ya tenía conocimiento acerca de ello. “Fue por eso que terminé renunciando”, dijo LIfschitz.
Sobre este mismo tema, también contó que previo a dejar de trabajar en el juzgado, Lifschitz habló sobre las irregularidades en la causa con el comisario Jorge “Fino” Palacios, quien ya para entonces participaba del caso AMIA desde la Unidad Antiterrorista (DUIA) de la PFA.
“Palacios era amigo de Galeano y me dijo que lo iba a hablar con él y que seguro iba a tomar medidas sobre lo hecho por la SIDE”, contó. Y aclaró, que no supo qué ocurrió tras esa conversación pero que quedó claro que el exjuez no tomó ninguna medida sino que continuó con la imputación a los policías bonaerenses que -tras el juicio oral- resultaron absueltos.
Para la próxima semana el Tribunal Oral Federal 2 citó a dos testigos de identidad reservada.