Pedido de ampliación y una extensa exposición

En una larga audiencia del juicio por el encubrimiento por el atentado a la AMIA, declaró como testigo un exempleado judicial que participó en la investigación y el imputado Rubén Beraja amplió su declaración indagatoria contrastando, así, los dichos de hace algunas semanas del periodista Raúl Kollmann sobre su persona.

El primero en presentarse, Roberto Dios, declaró durante casi dos horas sobre su labor en el Juzgado Federal 9, el cual estuvo a cargo de la investigaciòn del atentado a la AMIA. “Ingresé en 1993 porque tenía familia judicial”, reconoció, y agregó que su cargo era de simple auxiliar por lo que si bien estuvo presente en varias declaraciones testimoniales e indagatorias -como la del expolicía Juan José Ribelli- se limitaba a tipear lo que se hablaba.

Más allá de esas actuaciones, la relevancia de Dios en la causa pasaba básicamente porque -según afirmó- era quien se encargaba de los equipos de filmación que se instalaron en el Juzgado. “Estuve cuando vino personal de la SIDE a colocar las cámaras en los despachos de los secretarios”, recordó. Fue ahí, dijo, cuando le asignaron la tarea de grabar audiencias, “porque conocía el manejo del equipamiento”.

Además, agregó que la labor se hacía en una oficina contigua a la de los secretarios, donde estaban las cámaras y que cuando se grababa, las dos personas que también trabajaban en esa habitación debían salir ya que no se les permitía presenciar esas audiencias. “Yo me quedaba sólo. Había un monitor muy pequeño y auriculares aunque nunca me los ponía. Debía estar atento para cambiar de casete si uno se terminaba”, aclaró.

El famoso video

A pesar de ser el encargado de las filmaciones, el testigo no recordó haber estado presente cuando se grabó la entrevista informal -que luego tomó estado público- en la cual Carlos Telleldín y el exjuez Juan José Galeano negociaban un pago.

Sin embargo, al respecto recordó que tras el robo de ese video fue a una casa en Zona Norte a “quemar unos diez casetes junto al secretario Velasco y al exprosecretario Agustín Gamboa”. Audiencias atrás, Gamboa también había reconocido la destrucción de esas cintas. Cuando le preguntaron por el contenido de esos casetes dijo no recordar las etiquetas. “Estaba oscuro y no lo miré. Supongo que eran videos que usábamos de ayuda”, dedujo.

La versión de Beraja

Tras un breve cuarto intermedio, el expresidente de la DAIA, Rubén Beraja se presentó ante el Tribunal Oral Federal 2 con el fin de ampliar su declaración indagatoria.

Su relato pasó principalmente por contradecir los dichos del periodista Raúl Kollmann, quien declaró como testigo en este juicio semanas atrás.

“Me considero sobreviviente de esta tragedia y por lo tanto reclamo mi derecho a ser respetado como tal”, comenzó, haciendo referencia a su actuación como presidente de la DAIA al momento del atentado y los años posteriores.

Además, dijo que “el frío análisis de Kollmann” construyó una ”imagen deformada” de su persona, cuando, en realidad, él se siente incluso “protagonista de la tragedia”. Familiares de las víctimas presentes en la sala de audiencias manifestaron en ese momento su enojo e indignación por el relato de quien, según las querellas, no sólo no es víctima sino que además es una de las personas que contribuyó a que a 22 años del atentado no haya justicia.

Sobre las afirmaciones del periodista de una conversación que ambos tuvieron en la cual Beraja le habría dicho que “a Menem había que pedirle disculpas”, el expresidente de la DAIA dijo que eso no ocurrió. Sin embargo, evitó mencionar el contenido de esa conversación que mantuvieron.

El resto de la tarde, Beraja se dedicó a leer y explicar fragmentos de discursos y escritos que presentó a lo largo de la causa, con críticas al Estado Nacional por su responsabilidad con la investigación del atentado. “Estuve desde el comienzo en primera fila enfrentando las falencias del Estado”, declaró en su defensa y agregó “quiero destruir el mito creado por la literatura periodística que le da cabida a esta imputación que me tiene atrapado en este juicio”.

Para la próxima audiencia se esperan las declaraciones del periodista Roman Lejtman y el funcionario del Servicio Penitenciario Federal, Anselmo Galeno.