Para divorciarse sólo hacen falta las ganas de hacerlo

La Cámara Civil y Comercial de La Plata ordenó que un divorcio sea adecuado al nuevo Código Civil y Comercial, desechando los trámites que se habían realizado en la causa con la vieja normativa. 

Una pareja platense consiguió que se tuviera en cuenta la mera voluntad de romper el vínculo para otorgar la separación, aunque el trámite se había iniciado hace años, durante la vigencia de otras normas.

Con el viejo Código Civil en los divorcios debían verificarse lo que se conoce como causales subjetivas: el adulterio, las injurias graves y el abandono voluntario y malicioso del hogar conyugal, entre otras.

Pero el nuevo Código Civil y Comercial eliminó tanto las causales subjetivas como las objetivas, que son de otro orden, y estableció que para que una pareja se divorcie basta con la expresión de voluntad de una de las partes. De esta forma, el trámite es mucho más rápido y, consecuentemente, más sencillo.

Así sucedió en el caso caratulado “R. S. D. C/A. L. F. S/Divorcio”, donde los integrantes de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de La Plata decidieron adecuar todo el trámite del caso al nuevo cuerpo normativo.

La causa ya había comenzado a tramitarse ante la Justicia bajo el ordenamiento del Código Civil que ya no está vigente, pero los jueces confirmaron una decisión que ya había sido tomada por una jueza de primera instancia aplicando de forma retroactiva la novedosa legislación.

La ley no se aplica de forma retroactiva, pero hay causas y casos donde las normas justifican este tipo de decisiones de parte de los jueces.

De esta forma, los magistrados intentaron aplicar la legislación más conveniente para resolver el caso. La modificación del Código Civil y Comercial operó, precisamente, en este sentido: simplificar algunos trámites como el de divorcio.

La camarista Silvia Bermejo expresó en sus fundamentos que “en relación a los procesos de divorcio en trámite -como el presente-, se ha dicho que las sentencias que se dicten a partir de agosto de 2015 no pueden contener declaraciones de inocencia ni culpabilidad, aunque el juicio haya comenzado antes de esa fecha, desde que la culpa o la inocencia no constituyen la relación, son efectos o consecuencias y, por eso, la nueva ley es de aplicación inmediata”.