Panorama mundial sobre estándares de libertad de prensa

Desde 1993 todos los 3 de mayo se celebra a nivel mundial el Día Mundial de la Libertad de Prensa con el objetivo de “fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática”.

Ese año, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) decidió mediante la resolución 48/432 instaurar ese día reconociendo que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática.

La fecha instaurada tiene que ver con el aniversario de la Declaración de Windhoe, Namibia (África) para el “Fomento de una Prensa Africana Independiente y Pluralista”. El objetivo también apunta a rendir tributo a los periodistas que por decisión profesional ponen en peligro sus vidas en el esfuerzo de informar a sus sociedades y de promover el libre flujo de la información.

LA Constitución Nacional reconoce expresamente la libertad de prensa en su artículo 14 y en los distintos Tratados Internacionales con jerarquía constitucional a los que adhirió el país. La libertad de expresión es un “derecho fundamental o un derecho humano” dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 en su artículo 19.

“Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”, establece la Constitución Nacional.

Año a año la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hace un informe sobre la situación de la Libertad de Expresión en la región. La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la CIDH el pasado 28 de abril presentó el informe de 2016 y señaló que fue “un año crítico para la democracia y la libertad de expresión en el Hemisferio”.

El informe detalla que al menos 33 periodistas que informaban sobre hechos de interés público fueron asesinados en el continente americano en 2016. En 2015 al menos 27 periodistas habían sido asesinados en forma premeditada; en 2014 habían sido 25 los homicidios contra comunicadores y en 2013 se habían registrado 18 ataques de este tipo.

“La utilización del derecho penal para sancionar expresiones sobre asuntos de interés público persiste en algunos países como respuesta desproporcionada a los eventuales conflictos con el honor y la reputación”, dice el informe.

Argentina

La comisión vio con buenos ojos la sanción en septiembre de 2016 por el Congreso argentino de la primera Ley de Acceso a la Información Pública Federal. La norma, que fue aprobada con 182 votos a favor y 16 en contra. Aunque destacó que es “fundamental para lograr la satisfacción efectiva del derecho” la creación de “un órgano de supervisión autónomo y especializado encargado de promover la implementación de la legislación en materia de acceso a la información pública”.

Asimismo luego de hacer un detallado informe sobre las agresiones a periodistas que hubo en el país la comisión recordó las obligaciones que tiene el Estado argentino con respecto a la libertad de expresión y la violencia contra periodistas. “La obligación de prevenir, la obligación de proteger y la obligación de investigar, juzgar y sancionar penalmente a los responsables de estos crímenes”, recordó.

“La Relatoría Especial espera que el tal y como lo anuncio en la audiencia publica celebrada en el marco del 157 periodo de sesiones de la CIDH, el Estado Argentino someta a consideración del Congreso un texto legal en el que se establezca un marco regulatorio previsible para el servicio de telecomunicaciones y la radiodifusión conforme a los estándares internacionales sobre pluralismo y diversidad así como los relativos a la necesidad de garantizar la independencia y autonomía de los órganos reguladores”, culminaron.