El secretario de Justicia, Santiago Otamendi, enfatizó que es “imprescindible una visión común para combatir el lavado de activos”. Fue en el marco del cierre del primer Seminario sobre Lavado de Activos y Narcotráfico dictado por expertos de la DEA

El funcionario llamó a abordar la problemática del lavado de activos desde una perspectiva troncal que integre la visión de las diversas instituciones nacionales e internacionales, y destacó la importancia del restablecimiento de la cooperación bilateral con los Estados Unidos para el intercambio de información.

Seminario sobre Lavado de Activos y NarcotráficoLas declaraciones estuvieron enmarcadas en el cierre del primer Seminario sobre Lavado de Activos y Narcotráfico dictado por expertos de la Administración para el Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA) que tuvo lugar entre el 9 y 10 de agosto y del que participaron magistrados federales y representantes de entidades públicas con competencia en la materia.

Otamendi formó parte del panel que ofreció las reflexiones finales del seminario y del que también participaron el embajador de los Estados Unidos en la Argentina, Noah Mamet, el coordinador nacional para el Combate del Lavado de Activos y la Financiación del Terrorismo, Juan Félix Marteau, y el agregado de la DEA en el país, Steven Genevish.

Marteau destacó que el combate del lavado de activos, del financiamiento del narcotráfico y del terrorismo es central “para que el país pueda dar un paso al futuro y legarles, a las generaciones que nos siguen, un país más sano y más próspero”.

El Secretario de Justicia y los expertos de la DEA
El Secretario de Justicia y los expertos de la DEA

Por su parte, Otamendi destacó la importancia del restablecimiento de la cooperación bilateral con los Estados Unidos para el intercambio de información financiera y enfatizó el compromiso político del Gobierno por combatir los delitos complejos.

El Seminario sobre Lavado de Activos y Narcotráfico fue una iniciativa conjunta entre los Ministerios de Seguridad y de Justicia y Derechos Humanos, y contó con el auspicio de la DEA. Durante las jornadas se discutieron posibles mejoras en los estándares de efectividad en la identificación de riesgos, las amenazas del lavado de activos en el país, los riesgos de su globalización, el papel de la cooperación y coordinación internacional en materia de prevención de esta problemática y los mecanismos de intercambio de información para su combate.