Oralidad en San Luis: 88 audiencias en los primeros tres meses

El sistema empezó a funcionar el 1 de junio pasado. El 98% de los usuarios aseguraron estar satisfechos con el trato que recibieron de parte de jueces, funcionarios y empleados judiciales.

Las opiniones parecen casi unánimes: el uso de la oralidad como nuevo paradigma en materia de procesos judiciales funcionó con éxito en las provincias en las que ya fue puesto en práctica. Buenos Aires, Mendoza y Formosa, entre otras, son las que ya utilizan esta herramienta. En San Luis se implementó a mitad de año. Y la experiencia ya brindó sus primeros resultados positivos.

Las primeras estadísticas que brindó la justicia puntana corresponden al período que va entre el 1 de junio y el 15 de septiembre. En ese período se llevaron a cabo 88 audiencias preliminares, que son los encuentros que se celebran con las partes una vez que el juez ya se interiorizó de la causa. También se realizaron 7 audiencias de vista de causa –las que se videograban-, en las que declaran testigos, las partes y los peritos. Es decir, son importantes en relación al aporte de pruebas.

En los más de tres meses de prueba de la oralización de la Justicia Civil que recoge el informe, además, el 98% de los usuarios aseguraron estar satisfechos con el trato que recibieron de parte de jueces, funcionarios y empleados judiciales.

Más del 94% aseguró haber comprendido lo que el magistrado explicó y se mostró satisfecho con el hecho de que un juez lo escuchara.

Los abogados, por otra parte, afirmaron en su totalidad estar satisfechos con la actividad de los jueces en el proceso de depuración de prueba, a la vez que el 84,5% mostró satisfacción con el intento de los magistrados de llegar a una conciliación entre las partes.

Aceleración de las causas

Esta metodología comenzó a aplicarse en la provincia de San Luis gracias a un acuerdo del Superior Tribunal de Justicia (STJ) local y el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. La iniciativa se aplica en nueve juzgados de la capital puntana.

La oralización tiene múltiples ventajas. Por ejemplo: las partes –demandados y demandantes- son convocadas a una audiencia donde reciben explicaciones del alcance de la causa y sobre lo que puede pasar, de parte del juez.

Las audiencias son videograbadas, evitando la pérdida de tiempo que implicaba que fueran transcriptas en una computadora por un empleado judicial. Esa tarea generaba un documento sobre el que los abogados de las partes debían dar acuerdo.

Estos elementos generan una aceleración de los procesos judiciales, sin la necesidad de modificar los códigos de procedimiento. El uso de la oralidad no está expresamente prohibido en la ley, de modo con algunas disposiciones administrativas se puede poner en práctica.