Son tribunales de la provincia de Buenos Aires. El proceso oral se está implementando ya en 17 de los 19 departamentos bonaerenses, y está por incorporarse uno más. Serán más de 85 los tribunales que adopten este sistema.

Demandas por accidentes de tránsito, problemas entre vecinos, incumplimientos de contratos, reclamos comerciales. Los juzgados civiles y comerciales están atestados de juicios de este tipo. Desde hace más de un año, con el objetivo de acelerar los procesos, en la mayoría de los departamentos judiciales bonaerenses se viene implementado el pasaje a la “oralidad efectiva”: dejar atrás el sistema escrito tradicional y poner al juez cara a cara con el demandante, el demandado y sus abogados. La semana pasada se realizó una nueva capacitación para 30 jueces.

La “Generalización de la oralidad en los procesos civiles” es una iniciativa del equipo de trabajo “Modernización de la oficina judicial” del Programa Justicia 2020, que depende del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Lo que se busca es que este tipo de conflictos se resuelvan de manera mucho más rápida en los tribunales. Así, el 24 y el 25 de agosto la Comisión de Seguimiento de la Generalización de la Oralidad Civil hizo en La Plata un taller sobre cómo gestionar oralmente la etapa probatoria. Es la tercera jornada de este tipo que se realiza: la primera había sido en junio de 2016, y la segunda en febrero último.

“Casi 30 jueces de la provincia de Buenos Aires asistieron a este taller para capacitarse en oralidad. Muchos de ellos son magistrados suplentes, que se capacitaron para poder sumarse una vez que se los designe en un juzgado civil y comercial”, contó Juan Pablo Marcet, del Programa Justicia 2020 y docente en los talleres.

“El objetivo principal de las jornadas es contarles lo que estamos haciendo con la oralidad, a funcionarios judiciales que no lo están haciendo todavía, y demostrarles que las condiciones están dadas para que se sumen”, explica.

Participaron jueces de los departamentos judiciales de Morón, Necochea, Mar del Plata, Tres Arroyos, La Matanza, Quilmes, Junín, San Isidro, Lomas de Zamora y Bahía Blanca, que se incorporó por primera vez.

¿Y qué es lo que le informan a los jueces sobre la oralidad? Principalmente, dos puntos. El primero, y más importante: “Lo que se logra con la presencia personal del juez con las partes en conflicto, esa verdadera cercanía. El juez está presente en la audiencia, interactúa con las partes que, a su vez, están en contacto y conocen a quien va a decidir en su caso”, explicó Marcet.

El segundo punto se refiere a que “se concentra toda la prueba que es posible producir en audiencia en un único evento. Esta es la parte que es grabada en video. Esto permite ahorrar muchísimo tiempo y mejorar enormemente la percepción del juez sobre lo que se le quiere demostrar”, agregó el abogado.

A partir de la implementación de la oralidad en los procesos civiles, ahora las causas duran menos de la mitad. “Antes tenían una duración promedio de 1338 días y ahora bajó a 609 días”, afirma Marcet.

-¿Cuáles son las principales dudas que tienen los jueces que aún no trabajan con procesos orales?

-Les preocupa si les va a generar una carga de trabajo que no puedan manejar. Y también la incertidumbre sobre cómo va a ser recibido por las partes y por los abogados. Pero lo que les contamos es que todos los que participaron tuvieron una excelente recepción, que están muy conformes con los resultados y que han reorganizado sus equipos para enfrentar con éxito el desafío.

oralidad1

oralidad2

Resultados prometedores

Las audiencias preliminares orales y de vista de causa videograbadas comenzaron a celebrarse hace un año en 49 juzgados de 15 departamentos judiciales de la provincia de Buenos Aires. En marzo último se sumaron 25 juzgados más. “Y hoy ya se está implementando en 17 de los 19 jurisdicciones. Es decir: en 74 de los 168 juzgados civiles y comerciales bonaerenses. El mes que viene se sumarán diez juzgados más, al menos”, aporta Martin Alfandari, también integrante de Justicia 2020.

El objetivo del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación es que para 2019 todos los procesos de conocimiento sean orales en todo el territorio argentino. La provincia de Buenos Aires lleva la delantera, pero otras provincias también empezaron a implementarlo: Mendoza, San Luis y Formosa.

Los resultados que se obtuvieron en los primeros meses son promisorios: la tasa de conciliación supera el 42 por ciento, respecto de los procesos finalizados. Otros datos: el 52 por ciento de las causas incluidas en el programa de oralidad son resueltas en menos de un año desde su inicio. Y el promedio de duración de un proceso de este tipo es de menos de dos años, mientras que antes era de casi cuatro años.