Oficina Anticorrupción recomendó registrar obsequios oficiales

Con la reglamentación que crea un registro especial todavía pendiente, la secretaria Laura Alonso pidió emplear actas oficiales para asentar los objetos y servicios que reciban los agentes públicos.

En respuesta a una consulta de la Secretaría General de la Presidencia, la Oficina Anticorrupción (OA) aconsejó a los funcionarios públicos que reciben regalos y obsequios de empresas o particulares que registren en “actas” los objetos, así como su destino final. Además, adelantó que trabaja en la reglamentación del decreto que crea un registro especial

Según aconsejó la oficina que comanda Laura Alonso, cada repartición pública deberán implementar un “procedimiento que contemple la creación de actas que dejen constancia de la siguiente información: fecha de recepción del regalo, persona física o jurídica que realizó el obsequio, breve descripción, identificación del funcionario a quién iba dirigido, identificación del área o funcionario que firmó su recepción e individualización del lugar u oficina donde quedará a custodia el obsequio, hasta tanto se defina el destino a asignarle”.

La decisión parte de un pedido que el secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis, remitió a la Secretaria de Ética Pública (tal el nombre formal de la OA). “En el día de ayer, la OA contestó acerca del procedimiento al que deben ajustarse los funcionarios públicos en caso de recibir obsequios de cortesía o costumbre diplomática previstos en el artículo 18 de la Ley (25.188) de Ética de la Función Pública” reza el comunicado oficial.

Ese articulado de la norma establece que los funcionarios “no podrán recibir regalos, obsequios o donaciones” salvo que sean producto de “cortesía o costumbre diplomática”, motivos por el cual la autoridad de aplicación “reglamentará su registración y en qué casos y cómo deberán ser incorporados al patrimonio del Estado”.

Es precisamente a estos últimos fines que se elaboró la “recomendación” difundida ayer, la cual tendrá vigencia “hasta tanto no se adopte una regulación”. Si bien existen dos proyectos de reglamentación elaborados en el pasado por la OA (en 2008 y 2009), aún no han sido aprobados.