En los Bordes Andando (ELBA) es una cooperativa que brindan talleres de arte, literatura, danzas, circo y periodismo en los penales de Ezeiza y Marcos Paz. “Llegué al penal con muchos prejuicios y la posibilidad de compartir lo que sabía hacer. Aprendí más de lo que fui a enseñar”, cuenta uno de sus voluntarios.

Salir de la cárcel y no reincidir, es complejo. El proceso de reinsertarse en la sociedad y el mercado laboral es sumamente dificultoso y requiere tiempo, un marco de contención y herramientas a las que no todos acceden. Sin embargo, hay quienes eligieron el camino más difícil pero más digno. En los Bordes Andando (ELBA) es una cooperativa formada en gran parte por personas que estuvieron privadas de su libertad, que brindan talleres de arte, literatura, danzas, circo y periodismo en los penales de Ezeiza y Marcos Paz. Además, editan una revista y ofrecen servicios de catering y venta de panes dulces y alfajores.

Patrick Haar
Prieto: “Reincidir es lo más fácil, nosotros la queremos difícil”

Este proyecto colectivo de trabajo tuvo su origen hace ocho años a partir de la iniciativa del comunicólogo y profesor universitario Luis Sanjurjo, quien ingresó al mundo del Servicio Penitenciario Federal con un taller literario que dictó en la unidad 31 del penal de Ezeiza. La propuesta superó rápidamente las expectativas: comenzaron a editar una revista con poemas, notas y cuentos y creció hasta que se conformó la cooperativa con los hermanos de Luis, los talleristas y Miguel Galeano, Silvina Prieto y Ana Na, quienes pasaron varios años en la cárcel.

“La experiencia impactó mucho en mi vida. Llegué al penal con muchos prejuicios negativos y positivos y la posibilidad de compartir lo que sabía hacer. Me ayudó a crecer un montón. Aprendí más de lo que fui a enseñar”, cuenta Luis, con emoción.

“La experiencia impactó mucho en mi vida. Llegué al penal con muchos prejuicios negativos y positivos y la posibilidad de compartir lo que sabía hacer. Me ayudó a crecer un montón. Aprendí más de lo que fui a enseñar”

Esos prejuicios sobre las cárceles y quienes viven en ellas forman parte del sentido común de una sociedad que, por lo general, discrimina y excluye lo desconocido. Y esas ideas están también incorporadas en los mismos presos. “Cuando vinieron al penal con la propuesta, no queríamos ir. ¿Para qué? No es para nosotros”, cuenta Miguel sobre sus inicios en la escritura que lo llevaron, incluso, a la realización de un cortometraje. Pero la voluntad fue más fuerte y hoy no se arrepiente: “Cuando uno escribe expresa todos los sentimientos y se da cuenta de que está bueno. Te desahogás”.

Patrick Haar
En los Bordes Andando (ELBA), cooperativa de trabajo para presos que recuperaron su libertad - Luis Sanjurjo - Miguel Galeano - Ana Na - Silvina Prieto
Ana: “Escribir algo y ver tu nombre en una revista es increible”

Además, los valores que se ponen en juego con la expresión artística son múltiples. “Escribir algo y ver tu nombre en una revista es increíble. Uno descubre así lo que no sabía que era capaz de hacer. Todos podemos”, dice Ana mientras Miguel hojea la octava edición de la revista ELBA y lee en voz alta -y con cara de asombro- un poema que escribió hace dos años: Un beso disfruté y hablándome al oído me amaste./Quizá gritarte que te amo y todo fue un sueño./Pero entiendo que ya no eres cálida primavera/aferrándose al invierno helado./Ahora eres hermosa y allí pronto estaré.

En líneas generales eso es lo que refleja el nombre de la cooperativa. Es un concepto -cuenta Luis- que remite a realizar una acción, a moverse. “No siempre hay alternativas para eso y aquí posibilitamos una”. Además, como explica Silvina, “Andamos en el borde porque nos animamos a esto. Estuvimos en una prisión con todo gris alrededor tratando de que la mente se agilice y el cuerpo se mueva y, así, obtuvimos de los talleres una herramienta para sobrevivir sin reincidir. Esa es la consigna. Reincidir es lo más fácil. Nosotros la queremos difícil”.

Patrick Haar
En los Bordes Andando (ELBA), cooperativa de trabajo para presos que recuperaron su libertad - Luis Sanjurjo - Miguel Galeano - Ana Na - Silvina Prieto
Miguel Galeano es de los voluntarios más activos

Hace poco, ELBA aprovechó las dotes culinarias de Ana y Miguel y la capacidad gestora de Silvina y se lanzaron al mercado gastronómico con panes dulces y un servicio de catering que ya presentaron en el cumpleaños de los Abuelas de Plaza de Mayo. Además, antes de fin de año estarán a la venta los alfajores poéticos.

“El desafío, a medida que fue pasando el tiempo, fue generar una herramienta que nos permitiera imaginar un horizonte común donde trabajar de lo que nos gusta y ser valorados por eso. Así surgió el delirio del alfajor poético que es el resultado de la combinación de nuestros saberes gastronómicos y artísticos”, explica Sanjurjo orgulloso.

Patrick Haar
En los Bordes Andando (ELBA), cooperativa de trabajo para presos que recuperaron su libertad - Luis Sanjurjo - Miguel Galeano - Ana Na - Silvina Prieto
Luis Sanjurjo: “La cooperativa los espera de brazos abiertos para formar parte de una gran familia”

Tres exquisitos alfajores en una caja con diseño y una postal con un poema nacido en los talleres de ELBA. El producto es también el mensaje que desde la cooperativa quieren transmitir a quienes estuvieron o están privados de su libertad: “A ellos les decimos que hay un puente entre la cárcel y el mundo y que queda en la voluntad de uno elegir ese camino, que es el mejor. Acá, en la cooperativa los esperamos con los brazos abiertos para formar parte de esta gran familia”.