Nueva ley para controlar y tratar de bajar el consumo de sal

Se reglamentó la ley de Promoción de la Reducción del Consumo de Sodio. La normativa ayudará a sensibilizar a la población sobre la importancia de reducir la ingesta de sal a favor de la salud y la calidad de vida.

Se trata de la ley 26.905 de 2013 que se reglamentó a través del decreto 16/2017 el pasado 4 de enero. La norma establece límites al contenido de sodio en productos alimenticios a través de modificaciones en el Código Alimentario Argentino y el sistema de fiscalización de alimentos.

La medida es sumamente relevante en nuestro país donde más del 34% de los adultos padece hipertensión arterial. En este sentido, reducir al menos tres gramos de sodio en el consumo diario, podría evitar 6000 muertes al año.  Entre las enfermedades no transmisibles se cuentan el infarto, los accidentes cerebrovasculares y los problemas renales. Una presión arterial elevada explicaría el 62% de los ACV y el 49% de las enfermedades coronarias.

Con esta ley, a partir de ahora, los envases deberán contener advertencias sobre los riesgos del consumo excesivo de sal y tener un tamaño máximo que no supere los 500 miligramos. Quienes no lo cumplan -dice la norma- tendrán sanciones.

La reglamentación también elimina los saleros en las mesas de locales de gastronomía y crea una Comisión Nacional Asesora para la Promoción Nacional de la Reducción del Consumo de Sodio. Dicho órgano dependerá del Ministerio de Salud y se encargará de emitir los mensajes que figurarán en el rótulo de los envases de sal o productos que la contengan.

A su vez, el Consejo Federal de Salud coordinará las estrategias de difusión y promoción de hábitos saludables, como incluir mensajes de concientización en los menús. Por su parte, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica llevará  a cabo el  monitoreo periódico de contenido de sal  por medio del Programa Federal de Control de Alimentos.