Equipo de Intérpretes en Lengua de Señas del INADI

“Estamos enfocados en la comunicación en lengua de señas”

El INADI cuenta con un servicio gratuito único en su tipo: el de los intérpretes que ayudan a las personas sordas a hacer trámites en la administración pública, donde todavía hay muchas barreras comunicacionales. Cómo funciona el programa.

Anahí Ezaguí, Sol Bruno, Laura Astrada (intérpretes) y Pablo Lemma (asesor técnico sordo) conforman el equipo de intérpretes del Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (INADI). Como tal, forman parte de “Trámites accesibles en la administración pública”, un servicio orientado a personas sordas que requieran un intérprete. A esa asistencia suman una mirada desde los derechos humanos, y se centran en la lengua de señas como un idioma para así respetar la diversidad.

¿Cómo nace el programa?

—Anahí Ezaguí: “Trámites accesibles en lenguaje de señas” surge a raíz de la demanda de la comunidad sorda, que cuando va a organismos públicos no se puede comunicar. No hay intérpretes de lengua de señas en los organismos y entonces hay una barrera comunicacional. El INADI vio esta necesidad y creó el programa. Tanto las personas sordas como los organismos estatales pueden pedir el servicio para que un intérprete del INADI vaya a brindar accesibilidad comunicacional en ese trámite que tenga que hacer. Este servicio surge como una prueba piloto, para visibilizar que es una necesidad concreta de la comunidad sorda.

¿Cómo fue el primer caso en el que se utilizó el servicio?

—AE: El servicio se lanzó el 1 de julio de 2016. El primer trámite que hicimos fue el de una chica que se iba a casar en Olivos. Esta prueba piloto es para Capital Federal, pero viendo que había sido la primera persona que solicitó el servicio hicimos una excepción y fuimos a interpretar al registro civil de Olivos. Fue un momento muy emocionante: era la primera vez que desde el Estado se brindaba este servicio gratuito para estar interpretando en ese momento tan especial de sus vidas.

¿Podrían explicar la mirada del INADI en cuando a la discapacidad?

—Pablo Lemma: Nuestra mirada, en este momento donde están en auge los derechos humanos, es no ver a las personas desde su discapacidad, sino que nosotros estamos enfocados en la comunicación en lengua de señas y en la cultura que tiene esta comunidad lingüística. Estamos enfocados en una mirada de derechos humanos y este es un cambio para todas las personas.

—¿Qué significa que se vea a la lengua de señas como idioma?

—PL: La discapacidad es una mirada médica, clínica. Nosotros cuando estamos hablando de una lengua estamos hablando de un idioma que ya nos posiciona de una manera diferente. Una comunidad lingüística con un idioma y desde esa mirada no vemos a la persona como discapacitada, como que tiene un problema. Vemos a una persona que tiene una lengua diferente, una cultura diferente. Buscamos la manera de respetar la diversidad y eso es mirar desde el enfoque de derechos humanos. Queremos que todo el mundo vea desde esa mirada a las personas sordas. De ese modo va a haber más respeto por los derechos humanos.

—¿Qué conclusiones pueden sacar del desarrollo del programa hasta ahora? 

—AE: La mayor cantidad de demanda que vemos es en cuanto a salud. Hay muchas barreras comunicacionales en todo lo que es el ámbito de la salud. Cuando una persona sorda va a un médico, y este le tiene que informar algo importante sobre su salud, no se pueden comunicar. En este momento nuestra área de lengua de señas está trabajando en conjunto con el área de salud del organismo para poder hacer un proyecto de atención integral para las personas sordas.

—Existen expectativas para llevar el programa a nivel nacional?

— AE: Hemos recibido correos de otros organismos que quieren implementar el servicio. Estamos reuniéndonos para asesorarlos en cuanto a la creación de este servicio. Esperemos que se dé.

Para solicitar un intérprete, se debe realizar el pedido una vez que se tenga el turno adjudicado en el organismo público. Por mail a tramiteslsa@inadi.gob.ar. O personalmente en Avenida de Mayo 1401, ciudad de Buenos Aires, de lunes a viernes de 9 a 15. La gestión puede hacerla un familiar o amiga/o de la persona sorda.